Haití – África – España

El desastre de Haití hace remover nuestras conciencias. No creo que haya persona que sea insensible a las imágenes que las televisiones y los periódicos nos hacen llegar.
La solidaridad se nos despierta cuando vemos tanta injusticia. Es lamentable decirlo, pero esas imágenes nos hacen reflexionar y valorar más lo que tenemos. Esos buenos sentimientos se desvanecen con el tiempo, ¿quién se acuerda del tsunami, de las guerras en Ruanda?

Peor aún, ¿nos acordamos que miles de niños mueren de hambre cada día? ¿Nos acordamos que muy cerca de nosotros hay cientos de miles de personas que tienen que pedir para comer?
Haití, África, España ¿Hacemos algo?

Esto sólo se arregla redistribuyendo la riqueza. Sólo se arregla dando a otros lo que según las normas del capitalismo nos pertenece. Sólo se arregla dando a otros lo que según las normas de la más elemental moral no nos pertenece. Siento ser tan tajante, pero si piensas que lo que tienes lo has ganado con tu esfuerzo y que este desequilibrio de riquezas tan brutal no es problema tuyo, creo que debes hacerte una revisión.

Hace unos días y en este mismo espacio sugeríamos la puesta en marcha de un Ministerio de Aprender a Vivir. El Gobierno debe tener como prioridad tener una sociedad rica en sentimientos y que progrese en felicidad más rápidamente que en PIB.
El Partido del Sentido Común tiene como prioridad que pensemos mejor, nos sintamos mejor con nosotros mismos para conseguir que hagamos que los que nos rodean se sientan mejor.

¡Viva el Partido del Sentido Común! Regístrate.

Share
Categoría: General, , , , ,

Titulares

Obispo Munilla

Supongo que la mayor parte de las personas que tienen cierto poder aspiran a ser protagonistas de los titulares. Supongo que es así porque muchas declaraciones parecen estar construidas con ese único objetivo, lejos a veces del sentido común.

Te pongo un ejemplo reciente: el recién nombrado obispo de San Sebastián, J.I. Munilla declara a la cadena SER que “nuestra pobreza espiritual es un mal mayor que la tragedia de Haití”. Habla de nuestra lamentable concepción materialista de la vida y de nuestra pobre situación espiritual.
Es verdad, nuestra poca prudencia nos ha conducido por caminos indeseables: querer tener más y no valorar lo que tenemos. Somos incapaces de disfrutar de la ausencia de dolor (es un pensamiento aristotélico), que ya es una gran cosa.

Para aquellos que consideramos que creer o no creer en Dios es un asunto irrelevante (ver un comentario anterior en este mismo blog), la pobreza espiritual a la que hace referencia el obispo Munilla tiene connotaciones diferentes a las que él señala. Pero, en cambio, estamos de acuerdo con el fondo: gran parte de la sociedad deambula sin otra reflexión que hacer y conseguir más. Gran parte de la sociedad pasa por la vida llenos de compromisos y sacrificios inventados que tienen como beneficiario el propio sacrificado. Lamentable paradoja.
Bien, es cierto todo lo que ha dicho Munilla. ¿Pero es necesario establecer la odiosa comparación entre nuestra pobreza espiritual y Haití? Él debe saber que no lo es. Lo ha dicho deliberadamente, para conseguir titulares, salir con un cuerpo más grande de letra en los periódicos. Munilla lo ha conseguido: que se hable de él y volver a meter a la Iglesia en un estúpido debate. Si hubiera dicho que la tragedia de Haití tiene tan grandes dimensiones porque tenemos una concepción materialista de la vida y una pobre situación espiritual quizás hubiera conseguido menos titulares, pero habría dicho algo con sentido común.

En el Partido del Sentido Común fabricaremos ideas y acciones, no titulares.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General, , , , , ,