Dos categorias de jefes pecadores

Escribí el libro “Los diez pecados capitales del jefe” (Editorial Almuzara) porque el que manda sobre otro (el jefe) tiene la posibilidad de que el mandado (el subordinado) consiga ser productivo y feliz y también todo lo contrario.

Lamentablemente hay más de lo segundo que de lo primero. Y pocos, muy pocos son los jefes que se preguntan sobre cómo podrían conseguir que sus subordinados fueran más productivos y felices. Normalmente prefieren calificar a sus subordinados entre buenos y malos (¿es fulanito bueno? ¿es menganita mala?)

Sigo prestando mucha atención al tema de los jefes, me apasiona. Hay dos tipos de jefes que proliferan y sobre los que quiero advertir: creo que sería más útil una campaña sobre esto que sobre la Gripe A. Un mal jefe es contagioso en la organización y puede producir trastornos a sus subordinados (o empleados como él prefiere nombrarlos) que pueden llegar a durar muchos años.

Los dos tipos de jefes son: los ignorantes y los que saben mucho y se creen superiores. Los primeros no saben y en cambio creen que sólo por ser jefes deben saber de todo. Imaginate el cuadro: un jefe diciendo lo que hay que hacer y quien rechiste a la p.c (puta calle). No escuchan y ellos llegan a las conclusiones más rotundas con argumentos de sólido peso (tipo “la gente quiere…”).

Los segundos (los que saben y se creen superiores) son efectivamente más listos que el resto de los mortales. Tienen mayor visión, son más rápidos, aprenden a una velocidad reservada a los más dotados e inteligentes. Conscientes de ello, se creen superiores a los demás. Y tratan a los que les rodean como seres inferiores.

A unos y a otros les dedicaré próximas entradas.

Share
Categoría: General, , , ,