Más que conocimiento, sabiduría

¿Y Vd. de dónde es? – le preguntamos al dueño del pequeño bar al que acudimos de vez en cuando.

Yo soy un paleto, de un pequeño pueblo de Cuenca – nos contesta

A pesar de lo poco que hemos hablado , creemos que Vd. tiene bastante más de sabio que de paleto.

Se trata de la sabiduría del sentido común, ese sentido casi innato y que nos encargamos de destrozar, sin misericordia, con la sofisticación del coleccionista de conocimiento.

La misma sabiduría que encierra una de las hijas del Partido del Sentido Común, que tiene 14 años.

- Nuestro profesor nos ha pedido que redactemos algunas líneas con algo de política y que expresemos nuestra opinión – nos dice esta adolescente. (Gracias, Eduardo, por ser un profesor tan sabio)

El integrante del Partido del Sentido Común le explica a su hija la situación por la que pasan muchas familias españolas que son desahuciadas, sacadas de su vivienda. Le explica cómo se llega a esa situación, por qué el banco no se queda satisfecho ni conforme con la devolución del piso, lo que es la dación en pago.

- Papá – dice con una sonrisa nerviosa, incrédula – eso no puede ser así, es imposible.

- Dilo, ese puede ser tu comentario. Los políticos han hecho, patrocinan y observan impasibles (hasta que se suicidan seis) una realidad imposible. Exactamente lo que le parece a una persona joven, pero sabia como tú.

Para hacer política de verdad el bar, los niños, el taxi pueden y deben ser fuentes de inspiración y alimento. Fuentes de sabiduría. Si lo que estamos haciendo le suena mal al del bar, al niño y al del taxi algo no funciona.

Es el tratamiento del dato puro y duro. Estadística de primera.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Deja un comentario