Mentir

Una vez escuchamos decir a Iñaki Gabilondo – a quien adoramos por su capacidad de expresar sentimientos con las palabras y a quien criticamos por su innecesaria y dañina parcialidad – que la utilización de la mentira se había extendido hasta el punto de no amar a la verdad.

Nos es tan fácil decir una mentira para tener razón (mentir es una de las treinta ocho manera de tener razón que nos expone Schopenhauer en su libro “El arte de tener razón”) que para qué utilizar la verdad. La mentira está tan extendida que si nos pillan mintiendo tampoco se nos cae la cara al suelo fruto de la vergüenza.

La mentira se incorpora en el ADN de la sociedad desde que los niños y jóvenes ven a sus padres mentir: sobre su edad a la hora de pagar en el Parque de Atracciones para ahorrarse unos euros, sobre una excusa para no hablar con el familiar que llama por teléfono, la mentira al profesor excusando al hijo por no haber hecho los deberes..

Será mucho más fácil encontrar a un padre o madre orgulloso con las consecuencias positivas del engaño, de la mentira, que deleitarse por haber sido afrontar la realidad con una verdad.

La mentira del político a la hora de sus promesas electorales. Mentir para ganar es como utilizar la sustancia más dopante y sentirse satisfecho una vez concluida la carrera porque hemos salido victoriosos. ¿Tiene eso algún sentido común?

Aznar dijo que era capaz de hacer 3.000 abdominales, cuando hacía 600 (que ya está bien) y Ryan – el candidato republicano – dice haber confundido su registro en una maratón “porque se celebró hace muchos años”. Si uno es corredor – aunque sea aficionado – uno sabe que esa mentira es tan infantil como deliberada. A nadie se nos olvida nuestros buenos registros aunque hayan sido en nuestra más tierna infancia.

Los del Partido del Sentido Común agradeceremos la verdad del sincero, del amigo y del adversario. Hemos mentido – sí, lo hemos hecho. Decir lo contrario sería una mentira – pero hemos aprendido a amar la verdad y procuramos extender ese romance allá donde podamos.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Si tienes hijos, te sugerimos comprar el libro “Gestionando adolescentes”. Puedes ver la información del libro y un vídeo del autor aquí

Puedes ver la noticia de la mentira del candidato Ryan aquí

Share
Categoría: General

Deja un comentario