Observad a ese individuo de la especie humana..

Observad a esos dos individuos de la especie humana vestidos con sendas gabardinas. Son primos y se dicen empresarios. Roban a sus socios, la justicia les absuelve porque su delito ha prescrito. Ellos salen contentos del juzgado aliviados y exultantes: “Somos inocentes”, dicen (¿?)

Observad a ese individuo de la especie humana que dimite como tesorero de un partido porque no le queda más remedio. Cientos de facturas demuestran que se ha enriquecido y que ha utilizado indebidamente su poder. El dice que es inocente, que no ha hecho malo y sigue en la sede de su partido y asistido por una secretaria.

Observad a ese individuo de la especie humana que es entrenador de un equipo de fútbol. Llama hijo de puta al árbitro, no respeta a los periodistas. Él dice que él es así y a quien le guste bien y a quién no, ajo y agua.

Observad a ese individuo de la especie humana. Trabajaba en una empresa que vivía de los ahorros de toda la vida de gente que creía que les podía ofrecer la seguridad y los intereses que otros no ofrecían por usura. La empresa quebró, los ahorros desaparecieron. Tiene que comparecer ante la justicia cada quince días. Dice que es increíble, que le tratan como a un ladrón. Cuatrocientas mil personas perdieron todos o parte de sus ahorros.

Observad a ese individuo de la especia humana. Es un marido cualquiera, comos otros muchos. Su mujer está enfadada con él. Y tiene razones para ello. Pero él dice que “no es lo que parece”.

Observad a tantos individuos de la especie humana…..

Observad a ese individuo que también es de la especie humana. Se ha ido de caza, se ha roto la cadera. El pueblo ha reprobado ese comportamiento. Y él se ha dirigido con rostro y voz sincera y ha dicho once palabras. Más de un republicano ha llorado de emoción. Más de un ultra monárquico cree que el perdón no está reservado para los de origen regio y poderosos.

Gracias, Juan Carlos. Será por eso que tantos republicanos somos juan carlistas. Hoy los del Partido del Sentido Común hemos enseñado a nuestros hijos un vídeo en lo que importaban eran once palabras dichas por el Rey, un gesto conmovedor.

¿Por qué decir perdón parece ser la palabra más difícil de pronunciar?. Ya nos lo preguntaba el gran Elton…

Share
Categoría: General

Deja un comentario