Indultados con una condición

El Gobierno de España presidido por Mariano Rajoy ha indultado al ex secretario general del Departamento de Trabajo del Gobierno de la Generalitat de Catalunya (en la foto) y a un empresario. Ambos son militantes de Unió, socia del actual Gobierno autonómico.

Según hemos podido leer en varios periódicos hay quiénes está contentos (CIU), quiénes no valoran el indulto (PP ¿?) y quiénes protestan (los demás).

Estos hombrecillos fueron, al parecer, condenados primero por la Audiencia y después por el Tribunal Supremo porque se dedicaban a utilizar el dinero público en cosas que uno sabe que no se deben hacer.

Pero el Gobierno ha descubierto que sabe más que los tribunales y lo jueces se han equivocado porque en este caso en concreto se les ha olvidado su oficio de juzgar.

Manda eggs.

Para que tamaña sinvergonzonería quede amortiguada con algún truco estético a alguien se le ha ocurrido imponer una condición: que el indulto será anulado si los ex-reos vuelven a delinquir en tres años. ¡Oh, qué drama no poder volver a hacer una fechoría en tan largo período de tiempo! “Puedo quitarme de fumar pero no de robar” exclamaron las víctimas de esta durísima condición impuesta por el Gobierno central.

Lo de los indultos suena a cachondeo entre amiguetes. El Consejero Delegado del Banco Santander también fue agraciado (por el Gobierno del horrible e inolvidable Z) con la suerte de la revocación de una sentencia firme del Tribunal Supremo. Al parecer, quedó demostrado que Alfredo Sáenz es (o al menos era) capaz de hacer cosas que el más común de los mortales sabe que no se deben hacer. A este hombre lo único que le importaba es que las cuentas le salieran bien aunque esto supusiera mentir y vejar a un tercero.

A la vista de lo que ocurre cuando un Consejo de Ministros se reúne, uno pudiera concluir que si uno está bien relacionado podría dedicarse a robar, incriminar a terceros o dios sabe qué y salir indemne de casi cualquier delito.

A los del Partido del Sentido Común esta manera de proceder nos produce un poquito de asco. Mucha mierda para tan poco culo.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Deja un comentario