Tonterías

Hace tiempo que escuchamos en una emisora de radio a unos tertulianos comandados por Isabel Sebastián decir tonterías. O eso nos pareció.

“La palabra de un guardia tiene más valor que la mía, ¡es increíble!”, decía indignado el tertuliano, que continuaba..”El testimonio del guardia prevalece al mío. Si me multan por una cosa que yo no he hecho y el guardia dice que la he hecho, el juez le cree a él”. El resto de tertulianos se solidarizaban con esta afirmación, representando así de forma coral a un conjunto de hombres y mujeres sesudas que reivindicaban que su opinión valía lo mismo que la de la autoridad competente.

Tertulianos respetables, cultos, inteligentes.. que juntos pueden llegar a estar de acuerdo con lo que desde el Partido del Sentido Común nos parece una tontería y que quizás a ellos individualmente también se lo parezca.

Suponemos que debemos asumir que la palabra del profe vale más (o debiera valer más) que la del alumno. La palabra del padre, del jefe vale más que la del hijo o del subordinado.

Si la valoración de un guardia ante una supuesta infracción valiera lo mismo que la de un conductor, si la palabra del alumno valiera igual que la del profesor ante una posible falta de conducta, si la opinión del hijo tuviera el mismo valor que la del padre o madre en la familia..no habría manera de organizarse ni de exigir una cierta y maravillosa disciplina.

Eso sí, señores contertulios, la opinión del modesto oyente tiene el mismo valor que la suya, pero cuenta con un altavoz muy disminuido con respecto al que Vds. utilizan. Por eso, sus tonterías suenan más alto, más fuerte y más tontas.

La palabra de la mujer vale más que la del hombre, que para eso las señoras mandan en casa. ¿O es que en la tuya no?

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Deja un comentario