Harvard y Esade

Una de las escenas que más llamaron la atención de aquellos que fuimos a ver la película “Inside Job” fue aquella en la que un decano de la Universidad de Harvard se enfrentaba a la cámara para explicarse sobre la crisis islandesa, origen de todas las crisis.

Suponemos que el “profesional” de Harvard había recibido a los periodistas para “hablar de la crisis” y no tenía ni idea de la encerrona en la que le iban a meter. Le preguntaron sobre la crisis islandesa y él iba respondiendo. Le mostraron un informe que él había firmado que decía que Islandia era un país seguro financieramente, que los bancos no tenían riesgo alguno. Él respondió – entre risas nerviosas – que la economía es así y que no siempre se puede acertar.

El periodista (uno de los de verdad) le dijo que es cierto, que uno puede equivocarse. Pero que aquí había indicios que la información que él proporcionaba – el informe era para el Gobierno Islandés – incluía información que él sabía que no era cierta; había cobrado más de 100.000 dólares por ese informe. El tipejo ya no sonreía, se le veía acojonado, tartamudeante y ansioso por acabar…

Espero – quizás no so lo podamos saber nunca – que los de Harvard le hayan echado a este tipo que aprovechando su conocimiento y la marca que le respaldaba se encargaba de malvender ambas cosas. Él, que era un afortunado, utilizó su fortuna para hacernos desafortunados a los demás.

Parece que en el caso Urdangarín pasa tres cuartos de los mismo. Unos profes del ESADE se aprovechan de su condición de “saber más” para poner su conocimiento al servicio de la corrupción, del egoísmo..del ventajismo. Si uno fuera profesor del ESADE y amigo del yerno del Rey, debiera aprovecharlo para hacer el bien.

De Urdangarín no digamos…Un tipo que utiliza su capacidad de influencia para hacer lo que hacía es un ser despreciable. No sólo por lo que hizo sino por lo que dejó de hacer, en las antípodas de sus actos.

Confíamos que los del ESADE despidan a sus profesores y no dejen que su institución quede manchada por unos indeseables que hacen uso de una posición de privilegio para privilegiarse y no privilegiar.

Los que alcanzan una determinada posición y consiguen generar capacidad de influencia tienen una responsabilidad que deben aceptar y, en cualquier caso, no mal usar. Es la responsabilidad para cambiar el mundo..

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Deja un comentario