Frases prohibidas: Que cada cual saque sus conclusiones.

Es probable que Jordi González, el presentador de La Noria, tenga razón cuando dice que se siente censurado. Quizás González comparta que una importante parte de la población española no nos guste su programa, pero es probable que no comparta que creamos que su programa hace un enorme daño a la sociedad.

Es verdad, hay muchas opciones dónde elegir y podrían ser los espectadores los que decidieran lo que quieren ver. Somos muchos los que creemos que las televisiones tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir su papel de educadores. Como dice nuestro amigo Félix, los niños pasan de media tanto tiempo viendo la tele como a sus profes (sí, ya sabemos que los niños no ven o no deberían ver La Noria. Hablamos de la tele como instrumento de influencia en el conjunto de la sociedad.)

No nos gusta que La Noria y otros programas hayan convertido a Mariñas, Marchante, Lozano, Esteban, Matamoros en figuras que se cuelan en nuestro salón insultándose unos a otros e incluso inventándose historias con la única justificación de entretenernos.

Nos gusta aún menos el mal perder de Jordi González. Dice que él no acusa a nadie cuando es preguntado sobre su velada acusación a Antena 3 sobre haber instigado un movimiento contra su programa.

Y utiliza una frase prohibida, cobarde, impropia de alguien que quiere defender dignamente su dignidad: “Que cada cual saque sus conclusiones” dice González. Así deja caer que hay alguien que se beneficia de su drama (la pérdida de anunciantes y el acoso mediático) y acusa sin tener la valentía de decir a quién acusa.

Siempre merece la pena ser algo más humilde, menos chulo. Por el bien de uno mismo que graciosamente suele ser también el bien de los demás.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Deja un comentario