Innecesario

Hemos llegado a la conclusión que la falta de respeto es a menudo equivalente a hacer uso de lo innecesario.

Cuando se trata de comunicar una idea puede hacerse explicando claramente lo que uno opina, sin tener que molestar a nadie que pudiera discrepar con uno.

Se hace totalmente innecesario exponer algo sobre lo que uno opina, ridiculizando o atormentando a aquellos que no opinan igual que tú. ¿o no?

Véanse dos ejemplos de ayer y hoy.

Aznar: “Los del 15 M son la extrema izquierda marginal antisistema”.

Rubalcaba:“¡como tengamos que esperar a que Dios nos mande algunas indicaciones económicas, vamos listos!”

En España hay muchas personas que les gusta el movimiento 15 M y otros muchos que estando en desacuerdo con su organización y planteamientos, admiramos, en cambio, su capacidad para haber removido conciencias. Y, en cualquier caso, les respetamos y esperamos (que no siempre lo hacen) que ellos también respeten.

En España hay muchas personas que son creyentes y no les gusta que se hagan ironías con Dios y otros muchos, que siendo agnósticos, nos gusta que otros crean y que seamos capaces de respetarnos unos a otros.

Parece poco inteligente (según Cipolla sería estupidez: hacer daño a otro mientras uno se hace daño a uno mismo) meterse con los demás y crear animadversión contra uno, aunque sea la animadversión de tus adversarios.

Además de poco inteligente, creemos que es poco político. Es tan innecesario como irrespetuoso.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Deja un comentario