Chacón y Pimentel

Es curioso. La ex-ministra de Defensa boliviana se apellida igual que la ministra de Defensa del Gobierno de España.

Cecilia Chacón ha dimitido. Lo ha hecho porque considera injustificable la violencia con la que la Policía ha arremetido contra los indígenas que se manifiestan contra las obras que atraviesan su selva.

Creo que los indígenas pensarán que están en medio de una pesadilla esquizofrénica con un presidente indígena que les maltrata. Señora Chacón, los del Partido del Sentido Común le presentamos nuestros respetos.

La dimisión de Cecilia Chacón nos hace pensar sobre el ministro más querido y admirado de nuestra democracia: Manuel Pimentel.

Pimentel hizo lo propio. Dejó su puesto porque permanecer en él hubiera sido asentir, otorgar con aquello con lo que no comulgaba: participar de la invasión de Irak. Salió en silencio y a pesar de haberse ido tan elegantemente, los que se quedaron nunca le perdonarán que fuera tan honesto porque su honestidad está peleada con los intereses de la secta. Los miembros de la secta son incapaces de pensar porque han delegado esa función a otros que lo hacen por ellos.

Nos ponemos a comparar a Pimentel con Rubalcaba o con Rajoy y volvemos a preguntarnos qué es lo que estamos haciendo tan mal. Nuestro sistema expulsa a los mejores, a los que hacen algo más que hacer lo que le dice el aparato, el partido o llámale como quieras..

Vemos a Cospedal por la mañana escuchando a Rajoy en una rueda de prensa. Lo hace desde la primera fila de la sala y asintiendo cual pelota, mientras su jefe habla. Si fuera castellano manchego me preguntaría qué cuernos hace esa señora, que es mi presidenta, moviendo la cabeza de arriba abajo y con los ojos entrecerrados para enfatizar su interés que debe ser inexistente. Rajoy cuando habla, duerme a las ovejas.

Por la tarde vemos a Cospedal – otra vez en Madrid – en la presentación del libro de Pedro J. Si fuera castellano manchego me preguntaría si no hay ningún libro que se presente en Toledo, en Albacete, en Cuenca o en Valdepeñas que merezca que la Presidenta lo apoye.

Compara a Cecilia Chacón y Pimentel con lo que nos rodea. Hay algo palpable, claro, rotundo que les distingue a unos de otros.

Es el Sentido Común.

¡Viva Cecilia Chacón! ¡Viva Manolo Pimentel!

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General