y 99 cosas más

Mi gran amigo Alberto (alias Brother) me cuenta una anécdota que en su día escuchó relatar a Bertín Osborne y que tiene que ver mucho con el Sentido Común y con nuestra capacidad para aceptar que son muchas menos las cosas que controlamos de las que aparantemente parece.

Al parecer, Bertín tenía en sus planes conseguir hacer las Américas (del Norte) y abrirse camino en tan difícil mercado. Consideró que lo mejor era captar información de quién ya hubiera pasado por esa experiencia y con éxito; así pues llamó a Julio Iglesias. Hey!

Julio le citó, quedaron en su lujosa residencia (digo yo, que es lujosa) en Miami y Bertín le preguntaba sobre el éxito del padre de Chabeli y ganador del Festival de Benidorm (he dado un giro en mi estilo, habutalmente mucho más mordaz. Estoy intentando copiar a las más ilustres plumas de nuestro periodismo rosa) .

Bertín le preguntó a Julio: ¿Cómo has conseguido ganarte al público americano?

Y Julio le contestó: Cantando razonablemente bien y 99 cosas más.

He aquí una frase grande, impresionante: “Cantando bien y 99 cosas más”.

Y de esta anécdota contada por mi amigo Alberto (vuelvo a repetir el nombre porque él me lo ha pedido), sacamos algunas conclusiones:

1) Hay que cantar bien. Es decir, hay que saber de lo que uno hace. Si uno es taxista debe saberse las calles y meter las marchas. Si uno es odontólogo debe conocerse bien dónde están cada uno de los dientes y alguna cosa más. Si eres político debes saber mucho de gestión integral, ser generoso, creíble y buen comunicador.

2) Para que conquistes las Américas, es decir conseguir tu ansiado objetivo, deben ocurrir 99 cosas más. Véase a Z llegando a Presidente de Gobierno, gracias a que primero fue elegido Secretario General del PSOE. No es que cantara bien porque nadie sabía cómo cantaba. Pero sus ensayos sonaban mejor que los de otros. Pero sobretodo a este hombre le ocurrieron 99 cosas más que aún él mismo se está preguntando cómo ocurrieron. Los demás también nos lo preguntamos.

Gente como Julio Iglesias no hay tanta. Quien logra cierto éxito lo atribuye normalmente a que canta bien, ha trabajado mucho y no como otros. Dice de sí mismo que es constante, listo, creativo y buena persona. Vamos, insoportable.

Eso sí, cuando las cosas no salen tan bien, no se atribuye el fracaso a que uno no haya cantado bien, sino que hay 99 cosas más que se le han puesto a uno en contra.

I don’t understand…
¡Viva Julio!

¡Viva el Partido del Sentido Común!

P.D.: Aquí te dejo con Hey!!!

Share
Categoría: General