Lo que sale en la tele

Lo que sale en la tele influye en muchas personas.

Si una persona sale en la tele y dice que “cuando me vió, Cristiano Ronaldo se quedo alucinado”, animará a muchas personas que han idolatrado a CR7 hasta límites insospechados a hacer algo parecido que él.

Lo que haya hecho esta persona debe ser importante, no sólo porque haya dejado alucinado al ídolo de las masas, también ha merecido el reconocimiento de la tele (Antena3) que le ha dado más de un minuto y medio de su tiempo.

Debo suponer que los que dirigen las teles no les dicen a sus periodistas que traten, en la medida de lo posible, que las personas que vayan a “sacar por la tele ” digan cosas entretenidas para el espectador y que supongan, al mismo tiempo, un buen ejemplo.

Debo suponer que la administración pública, aquella que debe velar por nuestros intereses, jamás se ha acercado a las teles a pedirles que, en la medida de lo posible, hagan que su negocio compatibilice el hecho de ganar dinero con el de servir de plataforma para construir una sociedad mejor.

El individuo que ha merecido más de minuto y medio en la tele y que ha dejado epatado al mismísimo Cristiano Ronaldo se ha tatuado la pierna. Sí, colega. Se ha tatuado desde la parte superior del muslo hasta por debajo de la rodilla. Se ha tatuado la imagen de CR7 en dos ocasiones y ha logrado la firma del ídolo que ha mandado a su vez tatuar debajo de las mencionadas imágenes.

El tipo, que también se ha tatuado a Casillas, Raúl y no se cuantos más, merece el aplauso del madridismo, de sus jugadores, de la directiva. Faltaría más, tanta fidelidad debe ser premiada. En un moderado silencio, por favor.

¿Pero es necesario que salga en la tele mientras miles de chavales le ven siendo entrevistado como un héroe? La entrevista nos deja ver a un hombre sacrificado por lo más importante de la vida (CR7), que se ha dejado tatuar durante ocho horas hasta conseguir su objetivo: salir por la tele y con ello conseguir el reconocimiento popular.

Su expresión severa, seria, compungida deja entrever a un hombre al que hay que admirar. El o la periodista hace todo lo posible para que lo percibamos así.

En el Partido del Sentido Común haremos lo imposible por hacer entender a quiénes dirigen las teles que lo que tienen entre manos no es un negocio cualquiera y que de su habilidad para emitir unos contenidos u otros depende en cierta y buena medida la educación de algunos, muchos de los niños de nuestra sociedad.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General