Frases prohibidas: Está forrado

Los atributos más valorados del resto de seres humanos – que no de uno mismo – es la riqueza y el poder.

El hecho que los demás (padres, amigos, cónyuge..) admiren tanto el dinero y el poder hace que el ser humano lo desee con tanta fiereza.

Pero ni el dinero ni el poder dan lo que el ser humano valora más para sí mismo: sentirse bien, sereno.

Curiosamente este mismo ser humano que ha alcanzado el dinero y el poder y sabe que en ellos no se encuentra la verdad, valora el poder y el dinero de los demás.

Mientras escribo me pregunto si estoy loco, es posible que sí.

Tanto nos aturde el dinero que tienen los demás, que a veces definimos a la persona con dos palabras: “está forrado”. Dos palabras que no dicen nada de la aportación del individuo a la sociedad, a su empresa…, sólo definen su condición de poseedor de mucho dinero.

Que una persona sea definida como que “está forrada” tiene un punto de peyorativo para el definido como tal y desde el Partido del Sentido Común sugerimos que sólo sean definidos así los que merecen semejante castigo.

Me explico.

Emilio Botín es el banquero más habilidoso y no merece que sufra la penalidad de ser definido con esa frase prohibida a pesar de su gran riqueza.

Luis Rojas Marcos, Valentín Fuster son dos grandes médicos que seguro que tienen mucha pasta pero lo principal de su vida y de su aportación a la sociedad está lejos de su condición de adinerados.

Y lo mismo ocurre con Rafa Nadal o con Steve Jobs. Tienen mucho dinero pero eso no es de lo que hay que hablar de ellos.

Tu y yo conocemos, en cambio, a muchos que se les debe definir con esas dos palabras “está forrado”. Porque no hay ninguna otra cosa que decir de ellos. Ni creo que ellos tengan nada más que decir de sí mismos.

Diremos así que “fulanito liga porque está forrado”, “menganita le tratan bien en el restaurante porque está forrada” dando a entender que fulanito no liga por sus encantos ni menganita es tratada bien porque sea especialmente amable, todo lo consiguen por la admiración que produce haber almacenado dinero y propiedades.

Parece que en la política hemos tenido y tenemos a unos cuantos que “están forrados”.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General