Pandemia

¿Qué tal estás? – le preguntan

Ufff!!! muy liado, tengo muchísimo trabajo – contesta.

La frase se ha convertido en un virus. Hay peligro de pandemia.

Tener mucho trabajo se ha convertido en dos cosas al mismo tiempo: una losa y un orgullo.

Es una losa porque tenemos la sensación que no hemos venido a esta Tierra plagada de tentaciones a trabajar tantas horas. Nos pasamos todo el día liados y la vida se pasa sin poder hacer aquello que queremos, aunque en realidad no sabemos qué es.

Tener mucho trabajo es también un orgullo, quizás un falso orgullo.

Si alguien es acusado de no currar mucho, la persona “ofendida” se defiende describiendo lo mucho que trabaja e incluso es capaz de ofrecer un número de horas desorbitado como argumento contundente sobre todo lo que labora.

Rajoy se defendió bravamente describiendo con detalle la actividad de los próximas días ante la acusación que le formularon de ser una persona indolente.

El trabajo es una gran cosa que consumida sin enormes excesos puede proporcionar entretenimiento y conseguir que su usuario se sienta bien, se sienta importante.

Nos dicen que debemos trabajar dos años más. A los del Partido del Sentido Común no nos importa trabajar dos años más. Es más, queremos trabajar – si fuera posible – toda la vida, morir con las botas puestas.

Nos nos importa la longevidad, nos importa la calidad percibida de lo vivido.

¿Puede un Gobierno de una nación trabajar en ese objetivo?

Nosotros creemos que sí.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

1 Response

  1. beatriz dijo:

    Si hablamos de la misma entrevista, a Rajoy no le tachaban de indolente sino de “vago” una palabra mucho menos elegante y aún mas incorrecta. No me extraña que tuviese que defenderse bravamente y creo que lo hizo bien cuando el 90% de las veces no me gusta como dice…lo que quiere decir.
    Es cierto que muchos, trabajamos mucho, pero sin tampoco necesidad de decirlo. Me encanta mi trabajo (hace 20 años que soy comercial) y las dificultades van rotando en función de las circonstancias: los objetivos, la situación global, el entorno, bla..bla…bla… y curiosamente a la inversa yo siempre he sabido lo que me gustaba fuera del ambito laboral pero ahora que he adquirido cierta madurez (eso creo y espero y digo yo..) me doy cuenta que a pesar de siempre trabajar mucho no sabía involucrarme correctamente o no quería y eso es lo que ha enturbiado el resto. ¿No se entiende? puede ser pero yo más o menos que para eso lo escribo yo.
    Me encanta el post de desgobierno y me hubiese gustado hacer algún comentario, pero me entristece todo el contexto y no estoy por la labor.
    gracias por El sentido común” que me entretiene los domingos por la tarde y no es fácil.

    Enviado el febrero 6th, 2011 a las 20:02

Deja un comentario