Esperanza

Un político en el ejercicio del poder es un personaje público y como tal tiene una capacidad de influencia sólo reservada a muy pocos.

La mayoría de los españoles nos rebelamos contra la mala influencia de los políticos porque normalmente sus formas de proceder son un mal ejemplo para la sociedad y las personas que la integramos.

Cuesta creer que personas adultas, formadas y que, supuestamente, se han hecho políticos para procurarnos el bienestar utilicen su influencia de forma tan espuria, egoísta… provocando el malestar que es el antónimo del bienestar.

Es triste.

Cuando un político ejerce su influencia de forma positiva resulta conmovedor y la mayoría de la población nos sentimos bien y la sociedad en vez de dividirse se siente unida. Cuando un político ejerce su influencia de forma positiva consigue, no podría ser de otra manera, que vivamos mejor, nos sintamos mejor.

En estos últimos días, dos políticos han ejercido una influencia positiva: Esperanza Aguirre y José Bono.

Esperanza ha hecho que muchas personas tomen conciencia de la importancia en la prevención del cáncer y con sus declaraciones habrá ayudado a elevar la moral de miles de personas que padecen o han padecido esta enfermedad.

Bono nos ha hecho ver lo estólida, lo malvada, lo injusta que es la inmisericordia, la que él dice que practicaron contra Adolfo Suárez. Y nos ha hecho ver lo buena, grandiosa, benefactora que es la autocrítica sincera.

A los Aguirre y a Bono de esta semana los queremos para nuestro Partido del Sentido Común.

Un halo de esperanza que os agradecemos.

Mucho.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Deja un comentario