Gradación


Cene el otro día con dos amigos de la infancia, mis dos amigos más antiguos a los que conozco desde que nací. A pesar de habernos educado en el mismo barrio, en el mismo cole.., son más que muchas nuestras discrepancias en diferentes temas.

Discrepancias que nunca se convirtieron en pelea y siempre derivaron en humor y una utilización inteligente y adecuada de la ironía.

Según unos de mis amigos, los trajes de Camps y todo lo mal que huele la Comunidad Valenciana es mucho menos que el caso Faisán, lo de los ERE falsos en Andalucía…. En definitiva, mi amigo argumenta que hay diferentes gradaciones y que debiéramos saber que hay que atender las cosas más importantes antes que las menos.

Los del Partido del Sentido Común creemos que debemos ser maniqueístas en este asunto. No hay medias tintas. Sí o no.

Sí, a la extrema limpieza que significa esfuerzo (no negocios con amigos, familiares) y generosidad (no llevarte un euro y posiblemente ganar menos de lo que ganarías en otro puesto). Y sí, obviamente al conocimiento y al compromiso.

Y no, un rotundo no. Un no de expulsión a todo aquel que roce – aunque sea con el regalo de unos calcetines en Milano o Forever Young – la corrupción, el trato de favor.

Un Presidente de la Comunidad imputado no es producto de la imaginación de la prensa, ni de la ciudadanía.

Yo no quiero un Presidente de Comunidad que se vanagloria de su presumible éxito electoral y no responde claramente al hedor a corrupción, amiguismo que inunda las oficinas donde se juega, más que se trabaja con el dinero de todos.

Mi amigo dice que todos son iguales. Que si los echamos a todos.

Los del Partido del Sentido Común creemos que no todos los políticos son iguales y que sí, que habrá que echar a muchos. No a todos, pero a muchos.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General