Frases prohibidas: Te pasa lo mismo que a mí

Hete aquí una frase tan común como prohibida.

Es el momento en el que una persona cuenta con pasión una peculiaridad, un asunto, un gusto, un sentimiento.., algo que le ocurre.

Quizás lo haga con pasión y generosidad, quiere compartir con su interlocutor lo que le pasa.

Y antes de que acabe su descripción, se ve bruscamente interrumpido, sus oídos se encuentran súbitamente con la frase: “Te pasa lo mismo que a mí”.

En ese momento su peculiaridad, su asunto, su gusto, su sentimiento se empequeñece, deja de ser suya para pasar a depender de la persona a la que se lo está contando. No entiende nada, ¿por qué me ocurre esto a mí?

No sabe cómo seguir, indudablemente hubiera preferido ser único o en todo caso que su compañero de conversación le hubiera dicho “es curioso, me pasa lo mismo que a ti”.

No es lo mismo, piensa para sus adentros. Qué sencillo hubiera sido ese pequeño gesto de humildad, pero no.., su aportación a la conversación ha pasado a ser propiedad de otro y si hubieran más personas escuchando habrán entendido que es un copión, aunque él haya sacado el tema.

“Maldita paradoja, yo también tengo mi corazoncito y sobretodo también tengo mi ego”, musita.

Ha decidido no volver a hablar y, en todo caso, si lo hace, será para hacer uso de la frase prohibida: “Te pasa lo mismo que a mí”.

Exige menos esfuerzo y los resultados son palpablemente mejores.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

P.S. Hay más frases prohibidas en este espacio. Las puedes encontrar poniendo en el buscador arriba a la derecha las palabras “Frases prohibidas”. Espero que te gusten.

Share
Categoría: General