Pon una María en tu vida

amor

Llego a mi casa este mediodía de trabajar.
Llego con mal cuerpo, la mente aturdida, no sé qué es lo que me ocurre pero no me encuentro bien. Me siento cabreado conmigo mismo, con la vida. Es más, no entiendo qué hago peleándome conmigo mismo. Es desesperante.

Para colmo, me han hecho ir a una reunión cuyo contenido hubiéramos podido fácilmente (muy fácilmente) haber resuelto por teléfono. Aún no entiendo qué puede mover a una persona convocarte a una reunión sabiendo que tienes que desplazarte para sólo (con acento, no lo puedo evitar) pedirte una información que después tienes que enviarle en un excel.

Llego a mi casa. Abro la puerta.

La veo, es María.

Conozco a María desde hace catorce años. Es la caña, ha cambiado mi vida y la de mi familia.

María es la mujer que desde hace catorce años viene a mi casa a cuidar que todo esté limpio, a ayudarnos con los niños, a cocinar. María ha tenido una vida dura, muy dura si lo comparamos con mi vida, supongo que también con la tuya.
Tuvo que abandonar a su familia, soportar a un mal marido y también a empleadores que la trataron despectivamente, como si ella fuera un ser inferior.
María llora cuando siente pena, pero sólo cuando de verdad merece la pena llorar.
María también se lamenta y se queja, pero sólo cuando la situación es grave y habiendo intentado todo lo que está a su alcance, no lo logra solucionar.

María, teniendo mucho menos de lo que tengo y habiendo sufrido muchísimo más de lo que yo he sufrido, sobretodo ríe. María ríe, canta.

María ríe, canta mientras plancha y quita el polvo. María les da besos a mis hijos. Le digo a mi hija que María es la mejor persona del mundo. Mi hijo asiente, con sus quince años sabe bien de qué estoy hablando.

No hay Lexatín, ni Orfidal, ni Tranquimazín más eficaz ni inocuo que María.

Pon una María en tu vida. Te lo recomiendo.

Y es que no hay ni Zapatero ni Rajoy que pueda con la verdadera generosidad y el amor.

Me he pasado, si ellos se lo proponen es posible que puedan.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

2 Responses

  1. Virginia dijo:

    Leo, que bonito. Me he emocionado mucho… Es verdad que María es la caña. Tú también.

    Enviado el noviembre 18th, 2010 a las 23:39

  2. Alejandro dijo:

    Precioso, Leo… Madre mía, cuánto tenemos que aprender.

    Enviado el noviembre 19th, 2010 a las 10:56

Deja un comentario