Ladrones y gabardinas

gabardina

Hay personas que quizás nunca reciban una sentencia que les condene en firme, pero son, como poco, unos ladrones. Según la justicia no son unos delincuentes , sólo porque su delito prescribió o hay algún defecto de forma que impide enchironarles.

Su certificado de penales está limpio. Pero, insisto, son unos ladrones e indeseables.

Su cuenta corriente está llena, que quizás fuera su único objetivo. Su generación de valor y de riqueza a la sociedad, en cambio, muy negativa. Hay primos que usan gabardina que saben bien lo que digo.

Son gente que se hace llamar empresarios pero son, en realidad, ladrones.

Un club de fútbol no es una empresa corriente. Se debe a sus aficionados que lo que quieren a toda costa, son títulos.

También se deben al conjunto de la sociedad. Es lo que ahora dicen que se llama la responsabilidad social corporativa.

Los actos de los jugadores más famosos son imitados por miles de chavales que mantienen que todo aquello que haga Mou, Cristiano, Messi o quien sea está bien.

Mourinho no debe saber el daño que hace utilizando la ley para pervertirla. Afortunadamente la UEFA le ha castigado a él y sus jugadores cómplices.

La instrucciones de Mourinho a sus jugadores para que el árbitro les sacara una segunda tarjeta amarilla y así hacer uso de la ley sin respetar el espíritu de la misma, está mal.

He escuchado a muchos seguidores, a muchos niños decir que Mourinho es listo, que es un ganador y que eso es lo que hay que hacer. ¡aahhh! ¡qué cambien la ley! exclaman divertidos por la treta de su héroe.

A mí eso me da miedo. Quizás es que yo sea un cobarde.


¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Nivel

nadal y federer

Aunque me gusta mucho jugar al tenis, sé que no tengo nivel para jugar el Masters. Si, por casualidad, alguien me dejara entrar en la pista y jugar contra alguno de los verdaderos maestros, los 16.500 espectadores que caben en el 02 Arena de Londres, más los millones que me vieran en la televisión hablarían de mi ridículo.

Aunque me gusta mucho dirigir empresas y ser el jefe de personas, sé que no tengo nivel para presidir a Iberdrola o Coca-Cola por decir dos empresas bien diferentes. Mis subordinados lo sufrirían, los accionistas verían como el valor de sus activos se deprecian y es más que probable que aunque yo me pudiera sentir dichoso a la par que henchido por el poder y el dinero que me proporcionara dicho empleo, las cosas no acabaran bien.

Me encanta escribir. Pero si me presentara a un Planeta y le preguntara a uno de los Jurados su opinión sincera sobre mi obra, me tendría que decir que no tengo nivel para narrar, si acaso para algún ensayo, algún relato…pero nada más.

Uno debería saber que no todo vale.

Es decir, que no valemos para todo. Yo valgo para determinadas cosas, trabajos. Puedo jugar al tenis con mi amigo Siro, puedo dirigir empresas y hacerlo bien, incluso puedo escribir un libro (en mi caso “Los diez pecados capitales del jefe”. Gracias, Pimentel por confiar).

Pero, insisto, no valgo para ir al Masters, ni presidir Coca-Cola, ni escribir como Vargas Llosa. Es una cuestión de nivel. Sin acritud.

Para ser ministro o ministra, para ser Presidente del Gobierno o de la oposición hace falta mucho nivel.
De lo contrario, se hace daño y se hace mucho el ridículo.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Figurantes

figurantes

Casi siempre salen detrás del que está hablando al micrófono. Suelen ser más cuánto más grave sea el asunto que el que habla al micrófono tiene que decir.

O hay más cuánto más grande sea la obra que inaugurar.

Ellos son los figurantes. Figurantes de coche oficial, gran despacho, políticos. “Expertos” en imagen pública que consideran que saliendo detrás de su jefe o jefa refuerzan el mensaje, es una forma de suscribirlo, ratificarlo.

Quizás tanto el jefe o jefa como los figurantes no se hayan dado cuenta que los ciudadanos nos percatamos de estas “nimiedades” y nos preguntamos cosas muy sencillas pero inteligentes: “Si salen tanto por la tele, ¿cuándo trabajarán?”, “¿Por qué tienen que ir tantos y tan importantes a arropar al Presidente o Presidenta, alcalde o alcaldesa?”

Como todos hacen lo mismo, está claro que alguien descubrió esta forma de salir en la tele y los demás le han copiado. Desconozco a quien corresponden los derechos de autor. Pero la fórmula por repetida e inútil está acabada, es contraproducente.

En tu empresa y en la mía procuramos ir a las reuniones, pero cuántos menos mejor. Y los que vayamos, iremos porque tengamos algo que decir, aportar.

“¿Por qué?” – me pregunta un político que nunca ha trabajado más que de político (como otros muchos).
“Porque entre tanto, los que se quedan en la oficina siguen trabajando, produciendo” – le respondo con el mismo tono con el que explicaba a mi hija cuando tenía seis años.
Aammmmmmm – asiente con cara de no haber entendido.

Tan importantes para nuestras vidas
Tan lejos de nuestras realidades.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

pp

El otro día cené con un amigo que manifiesta que jamás votaría al PSOE. Votar a este partido sería, para él, ir contra sus principios y creencias, los que tiene aprehendidos de su infancia.

No estoy de acuerdo con mi amigo, que lo será, hasta que me muera (o eso espero y deseo).

Este amigo, que siempre ha votado al PP, me dice ¿qué podemos hacer para que se vaya Rajoy? ¿Se te ocurre algo? Con él, dice, no sé si a pesar de todo, ganaremos las elecciones.

Le respondo que la marcha de Rajoy sería muy deseable para todos, para la salud del país.

No pensaba escribir sobre esto, pero oído y visto lo que he oído y visto no me queda más remedio.

Los del PP quieren gobernar. Sólo quieren gobernar. Y quieren que cuánto antes sea, mejor. No paran de pedir elecciones, es su mensaje único. No sé quiénes son los que les asesoran pero no han leído el mejor libro que hay sobre marketing político (“No pienses en un elefante” de Lakoff. Ellos hablan del elefante y se les ve el plumero constantemente).

Los asesores y los políticos son malos, estúpidos. No paran de hacerse daño a sí mismos, mientras hacen daño a los demás.

Ayer González Pons pone en tela de juicio las cuentas públicas, ¡qué bestia!. Hoy Montoro culpa al Ministerio de Economía de la deuda del Ayuntamiento de Madrid. Sabemos que el odio es lo que les mueve, ni tu ni yo les importamos nada.

Estos que dicen que trabajan como políticos no conocen la palabra perdón, no saben reconocer sus posibles errores, no conocen la sinceridad, la generosidad y dudo mucho que en ningún contexto de su vida sepan lo que significa “te quiero”.

Gente, necesitamos hacer algo urgente.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Dieciocho años

miguel ardanuy
Hay quien dice que “esta juventud” esta llena de borrachos, vagos y que las cosas van de mal en peor. Que las cosas eran mucho mejor antes.

Yo veo muchos, muchísimos casos de todo lo contrario.

Durante mi adolescencia y juventud había mucha droga, muchos vomitando como consecuencia de la ingestión alcohólica y otros muchos que daba y da gusto verlos y escucharlos.

Lo que sé con certeza es que hay muchos jóvenes que quieren un mundo mejor y te dicen cosas increíbles.

Conocí recientemente a una joven de veintitrés años que había sufrido lo indecible en un período muy corto de tiempo: la muerte de familiares queridos, un novio que le deja, le roban en casa, le echan del trabajo.

Pensó seriamente en suicidarse durante un largo período de tiempo hasta que un día (mejor dicho una noche) se dio cuenta que nada podía ir a peor y decidió luchar por conseguir un nuevo novio, un mejor trabajo y conseguir el dinero para reponer las cosas que perdió por culpa del ladrón.

Lo consiguió todo, un maravilloso novio incluido.

Hace un mes y medio aproximadamente tuve la oportunidad de ver en Caixa Forum (un centro de exposiciones en el Paseo del Prado de Madrid), una exposición de Isabel Muñoz que recogía fabulosas fotografías de jóvenes de diferentes partes del mundo. Son imágenes que producen asombro, pena, felicidad.., fotografías que no dejan indiferente a nadie y que están además acompañadas de algunos pensamientos.

Un joven de dieciocho años de nombre Miguel Ardanuy posa en el Círculo de Bellas Artes madrileño y parte de su pensamiento es “..la política es la mejor manera de cambiar las cosas“.

Claro que sí, Miguel. Tienes toda la razón.

Supongo que ninguno de los que ostentan el poder o están cerca de él habrán tenido tiempo de leer a Miguel.
En realidad, da igual. Quizás si lo hubieran visto o leído tampoco hubieran sentido nada.

Ni siquiera vergüenza.

Mi hijo mayor me recuerda “El ensayo de la lucidez” de Saramago y la historia construida alrededor de la desafección del pueblo que mayoritariamente vota en blanco o se abstiene haciendo que los políticos no puedan ni deban representar a nadie.

¡Vivan los jóvenes! Ayudadnos, por favor, a mejorar el mundo.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Sumandos

Tel aviv

Para obtener un resultado positivo hay que sumar. Y las sumas están compuestas por sumandos.

Cuando se trata de gestionar algo tan difícil como un país, los posible sumandos son muchos y hay que decidir con una mezcla de creatividad y foco en aquello que realmente importa.

Más de dos de cada tres personas que trabajamos en nuestro país lo hacemos en el sector servicios. Por lo tanto, la productividad de nuestro país está en buena medida en la capacidad de las personas que trabajamos en ese sector de producir más. De hacer más en el mismo tiempo y para ser incluso más competitivos, hay que hacerlo por menos dinero.

Eso no significa que nos llevemos menos dinero al final de mes sino que deberemos producir más y cada unidad de producción tendrá que tener un coste asociado menor.

Para conseguir que las personas que trabajamos en el sector servicios produzcamos más hace falta la formación apropiada, una mayor motivación y un impulso a la innovación.

En Tel Aviv hay 4.000 pequeñas empresas que se dedican al desarrollo de tecnología. Estas empresas son del sector servicios. Se dedican a escribir líneas de código de nuevas aplicaciones que hacen más fácil la vida a las personas y a las empresas. Pura innovación.

Pregunta: ¿Qué es lo que hace que Tel Aviv sea un semillero tan grande de pequeñas empresas?
Respuesta: El contexto, el marco legal, las condiciones que hacen que florezcan las ideas.

El Gobierno de Israel es consciente que una pequeña empresa de tecnología no representa garantía suficiente para clientes en una materia tan sensible como es la innovación.

El Gobierno de Israel es consciente que una pequeña empresa de tecnología cuyo principal activo es el talento no es garantía suficiente para los proveedores.

¿Qué ha hecho el Gobierno de Israel? Colaborar. (Según la RAE:Trabajar con otra u otras personas en la realización de una obra).

¿Cómo se colabora? Siendo el garante de esas empresas. Las empresas no tienen más que decir lo que van a hacer y después intentar hacerlo. Si después se demuestra su mala fe imagino que irán al trullo. Si las cosas no salen (porque no todo es Alicia en el País de las Maravillas), el Estado se hace cargo de la empresa, asegura la continuidad del servicio a los clientes y el pago a los proveedores.

¿Es esto difícil de llevar a cabo? No
¿Es práctico, útil? Mucho
¿Es posible que alguno de los políticos españoles con aspiraciones a ser Presidente de Gobierno haga algo parecido? Rotundamente, no.
¿Es una pena que esto sea así? Sí.
¿Saben Zapatero, Rajoy, Montilla, Alicia Sánchez, Puigcercós sumar? No
¿Y colaborar? Menos
¿Les falta sentido común? Muchísimo.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Cambio brutal

sorpresa

He cambiado mi forma de pensar. Creo que todos estamos en nuestro derecho de reaccionar ante una determinada decisión o manifestación de un tercero.

Creo que es necesario tener la cintura suficiente para reconocer que si alguien al que criticabas ha cambiado perceptiblemente su política o forma de actuar, las críticas se conviertan en elogios.

Estoy realmente encantado con la decisión de nuestro Presidente del Gobierno de convocar a las veinticinco grandes empresas del país para acelerar la recuperación (http://www.elpais.com/articulo/espana/Convocare/25/grandes/empresas/pais/acelerar/recuperacion/elpepuesp/20101121elpepinac_1/Tes)

Supongo que si ya habías tenido la oportunidad de conocer esta creativa y firme decisión, tu opinión con respecto a Zapatero habrá cambiado. ¿Te das cuenta del alcance de la noticia?

¡Va a convocar a las 25 grandes empresas del país! ¡Es una pasada! Debo reconocer que a mí no se me hubiera ocurrido hablar con las grandes empresas, jamás. Es más, creo que no se me hubiera ocurrido hablar con las empresas.

¿Qué tienen que ver las empresas con el empleo? ¿Qué tienen que ver las empresas con las ideas, con la competitividad? ¿Tienen algo que decir las empresas y los empresarios en esto de la crisis?

Pues después de darle muchas vueltas, pero muchas y después de haber leído todo el domingo mucho, mucho, mucho he llegado a la conclusión que sí, que tienen algo que ver – supongo que Zapatero le habrá dado más vueltas y habrá leído más – y que la idea de Zapatero es simplemente cojonuda.

Zapatero, estoy seguro que vas a leer esto.
Y sé que a estas alturas del comentario todavía no has pillado que esto es una ironía.

Mira, es mejor que lo dejes.

Hablar con las empresas hay que hablar siempre. Para saber qué se cuece en la economía real, cómo evoluciona el consumo, qué ideas pueden tener. No para que hagas lo que los directivos te digan, sólo por cultura general y por si acaso te dan alguna idea brillante, que es más que posible.

Por cierto, no es estrictamente es necesario que nos adviertas a todos con quien vas a quedar.

Cada día me sorprendes más.

¡Felicidades!

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Gracias por decir la verdad

Celestino-Corbacho

Hay quien dice la verdad.

Lo curioso es que al decir la verdad revela sus miserias, al tiempo que está pensando que lo que ha dicho es inteligente y que va a conseguir convencer a quien le escuche.

Es decir, se trata de decir algo que es malo pero yo pienso que es bueno.

Los que leemos al que ha dicho esa verdad que nos perjudica pensamos que debe tener algún motivo muy importante para compartir públicamente esa reflexión que tanto daño nos hace.

Hay una razón para que Celestino haya dicho una verdad que a ti y a mi nos perjudica mucho. La razón es que a él, como a muchos políticos, tú y yo le importamos poco. Sólo le importa llegar al poder. Si no fuera así, es imposible que haya dicho lo que ha dicho.

En una entrevista publicada en El Mundo de hoy, el número tres del PSC y que fuera ministro de trabajo dice: “Eso de ir unidos para salvar a la patria no es del siglo XXI”.

Claro, importa más que te hagan consejero que cualquier otra cosa.

Ante la deseable y más que probable eventualidad que no seas consejero, ya adviertes que te opondrás a quien gane las elecciones. Además de ser una advertencia bastante macarra es poco solidaria. Tu coartada es que tu desinterés por ir unido es por ideología.

Lo cierto es que será la envidia quien te invite a oponerte por sistema y porque no te importa lo más mínimo lo que le ocurra a tus conciudadanos.

La gran mayoría de los políticos no merece ser llamados como tales.
Aunque debamos darles a veces las gracias por decir la verdad. La verdad que les descubre.

Celestino, gracias por tu sinceridad. Celestino, tu torpeza nos hace daño.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Pon una María en tu vida

amor

Llego a mi casa este mediodía de trabajar.
Llego con mal cuerpo, la mente aturdida, no sé qué es lo que me ocurre pero no me encuentro bien. Me siento cabreado conmigo mismo, con la vida. Es más, no entiendo qué hago peleándome conmigo mismo. Es desesperante.

Para colmo, me han hecho ir a una reunión cuyo contenido hubiéramos podido fácilmente (muy fácilmente) haber resuelto por teléfono. Aún no entiendo qué puede mover a una persona convocarte a una reunión sabiendo que tienes que desplazarte para sólo (con acento, no lo puedo evitar) pedirte una información que después tienes que enviarle en un excel.

Llego a mi casa. Abro la puerta.

La veo, es María.

Conozco a María desde hace catorce años. Es la caña, ha cambiado mi vida y la de mi familia.

María es la mujer que desde hace catorce años viene a mi casa a cuidar que todo esté limpio, a ayudarnos con los niños, a cocinar. María ha tenido una vida dura, muy dura si lo comparamos con mi vida, supongo que también con la tuya.
Tuvo que abandonar a su familia, soportar a un mal marido y también a empleadores que la trataron despectivamente, como si ella fuera un ser inferior.
María llora cuando siente pena, pero sólo cuando de verdad merece la pena llorar.
María también se lamenta y se queja, pero sólo cuando la situación es grave y habiendo intentado todo lo que está a su alcance, no lo logra solucionar.

María, teniendo mucho menos de lo que tengo y habiendo sufrido muchísimo más de lo que yo he sufrido, sobretodo ríe. María ríe, canta.

María ríe, canta mientras plancha y quita el polvo. María les da besos a mis hijos. Le digo a mi hija que María es la mejor persona del mundo. Mi hijo asiente, con sus quince años sabe bien de qué estoy hablando.

No hay Lexatín, ni Orfidal, ni Tranquimazín más eficaz ni inocuo que María.

Pon una María en tu vida. Te lo recomiendo.

Y es que no hay ni Zapatero ni Rajoy que pueda con la verdadera generosidad y el amor.

Me he pasado, si ellos se lo proponen es posible que puedan.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Cosas importantísimas, todas

taxi barcelona

Algunos, muchos taxistas, saben mucho porque escuchan mucho.

Debe haber unos cuantos clientes,entre los muchos que se sientan en el taxi, que digan cosas extraordinariamente interesantes y aquel taxista que es algo avispado sabe hacer con tanto saber una excelente tortilla.

Y hay otro tipo de clientes que no dicen cosas interesantes pero sí aprendemos con los taxistas.

Hoy he ido a Barcelona. Los carteles electorales de unos y otros no dicen nada especial. Me ha llamado la atención el cartel de Montilla que pide el voto en nombre del progreso y se atreve a firmarlo como “President Montilla”. Me resulta chocante que un candidato, aunque ahora sea presidente, haga eso.

Puigcercós dice que es un valiente porque va a convocar el primer referéndum por la secesión y Herrera dice que es verde. Nada nuevo.

Mientras yo iba comentando los carteles que veía en la calle, el taxista me ha leído algunas de las promesas de los candidatos tal y como venía en la prensa: Montilla promete reducción en los peajes, creo que Más promete algún cambio en la Ley del Cine.

El sabio taxista concluye de forma lapidaria comentando con inteligente ironía su opinión sobre las promesas de los candidatos “Cosas importantísimas, todas”.

Los políticos a lo suyo que no es lo nuestro. Terrible e inquietante paradoja.

¿Es tan difícil saber lo que nos preocupa y decirnos cómo piensan arreglarlo de una forma clara, honrada y convincente?

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General