Lo mejor de MI mismo

jefe

Creo que el mejor negocio para ti y para mi es que ofrezcamos lo mejor de nosotros mismos.

Si consiguiéramos sacar lo mejor de nosotros mismos nos sentiríamos mejor, seríamos más productivos, más ricos, más felices.

Para conseguir sacar lo mejor de nosotros mismos necesitamos el contexto adecuado, las condiciones que expriman nuestra capacidad de aprender, nuestro talento…

Permíteme que te ofrezca algunos ejemplos recurrentes, de los que tú y yo vivimos a diario.

Hay clientes empeñados en hacer patente y notoria su condición de cliente subyugando a su proveedor y haciéndole entender siempre que el cliente es el cliente y no importa lo que diga…porque el cliente siempre tiene la razón. Quizás el proveedor en su ánimo de mantener el cliente le dirá a todo que sí, sin ofrecer lo mejor de si mismo.

Mira, en cambio, a aquel cliente empeñado en sacar de su proveedor lo mejor de si mismo. Le proporciona las condiciones para que sus ideas fluyan, trabaja en equipo.

Todo cambia. Pasa de ser una putada tener que hablar con el cliente y tener pesadillas con él a amarle y soñar nuevas ideas para conseguir el objetivo.

Mira ahora a los padres que no quieren que sus hijos entiendan, sólo quieren que hagan lo que a ellos les parece bien.
Mira a aquel profesor que lleva a sus alumnos como quien lleva a las vacas al establo.
Mira a la pareja cuyos integrantes viven inmersos en la rutina y sólo les preocupa a cada uno su ombligo.

Mira al jefe. Sí, mírale bien, porque sólo quiere salvar su silla y hacer permanentemente visible su condición de jefe, de superior. Nunca se planteó que su principal función es sacar lo mejor de las personas que están trabajando con él o con ella.

Y mira, también, a aquel subordinado que sabiendo que su jefe no saca lo mejor de él, sigue parasitando y metido en la terrible inercia que hace que un día sea igual que el otro y que su jaula – a menudo de oro – se haga cada día más pequeña, más incómoda.

La vida, la economía, las relaciones mercantiles, amorosas para ser plenas tienen que ser la suma de personas que se acercan o han conseguido sacar lo mejor de si mismas.

El principal activo de un país, de una empresa, de una familia son las personas. A quienes corresponde organizar, mandar, liderar (políticos, jefes, padres y maestros) les pedimos que pongan el foco, todo el foco en conseguir que ese activo – las personas – consigamos estar cerca de dar a los que nos rodean lo mejor de nosotros mismos.

Por nuestro bien y por el de los demás.

Tú sabes tan bien como yo que las personas sí somos capaces de lo imposible.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General