Malas noticias..

malas noticias

..O buenas, depende como te lo tomes.

Este humilde autor te recuerda algo que ya sabes: vas a morir.

Para un importante grupo de la población, creo que mayoritario, esta es una mala noticia, la muerte pone fin a la vida. Una vida de la que no nos queremos ver desalojados y, más aún, por un suceso que no controlamos.

Para, en cambio, otra parte de la población, entre los que me incluyo, la muerte tiene la gran virtud de ser democrática y proporcionarnos una gran dosis de libertad.

Ambos grupos, sabemos que la muerte existe, la afrontamos de forma distinta.

Tanto unos como otros, aquellos que consideran a la muerte una mala noticia y los que no, convivimos con un pensamiento paradójico: aún sabiendo que existe la muerte nos comportamos como si no fuera así y vivimos con un incomprensible desasosiego por el futuro lejano del que no participaremos, porque ya no estaremos.

Queremos ahorrar lo que no nos gastaremos en vida, queremos almacenar países visitados cuya relación nos llevaremos a la tumba, queremos ser más poderosos, mandar sobre más gente.

Lo peor de todo: permanecemos impasibles de forma prolongada ante una situación que nos disgusta y protagonizamos,….porque tenemos miedo.

Aguantamos durante años en ese trabajo que ni nos va ni nos viene, soportamos a un cliente o a un jefe que nos desprecie. Y entre tanto somos incapaces de disfrutar y hacer disfrutar a los demás.

Ese sufrimiento prolongado carece de sentido porque… ¡te vas a morir! Quizás si lo ves de esta manera observes que la muerte es una enorme y gran noticia.

Interiorizar que vamos a morir es muy importante para la lectura de este libro. Quizás sea un mal comienzo insistirte en tu condición de mortal, quizás estés ya arrepintiéndote de haber comprado este libro o incluso llegado a estas líneas y visto lo visto prefieras devolverlo a tu estantería o si aún guardas el ticket de compra, llevarlo de vuelta a la librería.

Necesitamos recordarnos nuestra condición de mortales para ser más felices. Recordándonos nuestra condición de mortal, sabremos que esa misma condición es universal y observaremos con cierta sorna a aquellos que creen que sólo somos los demás nos vamos a morir.

Saber de nuestra condición de mortal e interiorizarla, vivirla, disfrutarla te cambiará la vida.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Lo mejor de MI mismo

jefe

Creo que el mejor negocio para ti y para mi es que ofrezcamos lo mejor de nosotros mismos.

Si consiguiéramos sacar lo mejor de nosotros mismos nos sentiríamos mejor, seríamos más productivos, más ricos, más felices.

Para conseguir sacar lo mejor de nosotros mismos necesitamos el contexto adecuado, las condiciones que expriman nuestra capacidad de aprender, nuestro talento…

Permíteme que te ofrezca algunos ejemplos recurrentes, de los que tú y yo vivimos a diario.

Hay clientes empeñados en hacer patente y notoria su condición de cliente subyugando a su proveedor y haciéndole entender siempre que el cliente es el cliente y no importa lo que diga…porque el cliente siempre tiene la razón. Quizás el proveedor en su ánimo de mantener el cliente le dirá a todo que sí, sin ofrecer lo mejor de si mismo.

Mira, en cambio, a aquel cliente empeñado en sacar de su proveedor lo mejor de si mismo. Le proporciona las condiciones para que sus ideas fluyan, trabaja en equipo.

Todo cambia. Pasa de ser una putada tener que hablar con el cliente y tener pesadillas con él a amarle y soñar nuevas ideas para conseguir el objetivo.

Mira ahora a los padres que no quieren que sus hijos entiendan, sólo quieren que hagan lo que a ellos les parece bien.
Mira a aquel profesor que lleva a sus alumnos como quien lleva a las vacas al establo.
Mira a la pareja cuyos integrantes viven inmersos en la rutina y sólo les preocupa a cada uno su ombligo.

Mira al jefe. Sí, mírale bien, porque sólo quiere salvar su silla y hacer permanentemente visible su condición de jefe, de superior. Nunca se planteó que su principal función es sacar lo mejor de las personas que están trabajando con él o con ella.

Y mira, también, a aquel subordinado que sabiendo que su jefe no saca lo mejor de él, sigue parasitando y metido en la terrible inercia que hace que un día sea igual que el otro y que su jaula – a menudo de oro – se haga cada día más pequeña, más incómoda.

La vida, la economía, las relaciones mercantiles, amorosas para ser plenas tienen que ser la suma de personas que se acercan o han conseguido sacar lo mejor de si mismas.

El principal activo de un país, de una empresa, de una familia son las personas. A quienes corresponde organizar, mandar, liderar (políticos, jefes, padres y maestros) les pedimos que pongan el foco, todo el foco en conseguir que ese activo – las personas – consigamos estar cerca de dar a los que nos rodean lo mejor de nosotros mismos.

Por nuestro bien y por el de los demás.

Tú sabes tan bien como yo que las personas sí somos capaces de lo imposible.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

If…

gonzo

Si yo fuera Zapatero y viera La Sexta.

Si viera La Sexta a las nueve de la noche

Si en ese momento estuviera El Intermedio

Si fueran a hablar de Benidorm y si yo fuera Zapatero

….. me acojonaría.

Si fuera Zapatero y viera a Gonzo entrevistando al alcalde de Benidorm
Si fuera Zapatero y viera a Gonzo entrevistando al presidente del PSOE valenciano

Si por si acaso no lo has visto:
http://www.lasexta.com/sextatv/elintermedio

Decía que..

Si yo fuera Zapatero y viera a esos inútiles, mentirosos, cobardes, hipócritas…

….No me durarían un minuto
Y si me duraran más de un minuto, preferiría mi amigo, desaparecer de la faz de la tierra.

Gonzo, eres mi héroe.
Rajoy, aplícate el mismo cuento.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

¿Y si el Barça no gana la Liga?

robar
Ante la impotencia que la mayoría de los ciudadanos sentimos en relación a los que nos representan (los llamados políticos) hay una afirmación que se extiende peligrosamente.

Esta afirmación parte de una premisa: “todos los políticos roban”.

Y de esa premisa se concluye: “Dado que todos los políticos nos roban, que por lo menos no sean gilipollas y nos ayuden. Da igual que nos roben, pero que por lo menos no nos hundan, que sean inteligentes”.

Ya digo, estamos desesperados.

Si uno interpela al que plantea este pensamiento diciéndole: “Yo no quiero que me roben. No quiero que me engañen. No puedo admitir que un político robe”, recibe como contrapartida una mirada que se acerca más a la incredulidad que al estupor y recibe este tipo de contestación: “No hay político que no robe. Y si no roba, debe ser un bicho raro. Lo importante no es que no robe, sino que haga bien las cosas”.

Parece que el ex presidente del Barça se ha dedicado durante sus años de mandato a pillar cacho o al menos hay algún indicio que esto haya ocurrido. Hoy los periódicos dicen que Laporta se ha llevado comisiones de intermediarios por valor de tres milllones de euros, una pasta.

Durante el mandato de Laporta, el Barça ha ganado Ligas, Champions League, Copa del Rey y otras muchas cosas más.

Supongamos que su sucesor hace las cosas razonablemente bien en lo deportivo y no roba y se preocupa por el bienestar de la masa social y utiliza a la institución para el beneficio de la sociedad en su conjunto. Pero no gana la Liga porque la pelota no entra, maldita sea.

Quizás el socio olvidara entonces que Laporta le ha mangado (si es que lo ha hecho y se demuestra), que le ha ninguneado y se ha aprovechado de su cargo para enriquecerse. Quizás al socio le importe nada más que su Barça gane muchas copas y le dé igual que se robe, se mate o se viole los principios morales más elementales.

A lo mejor en nuestras empresas, en nuestras familias también hemos llegado a la conclusión que nos da igual cómo, lo importante es el resultado.

En la hipótesis nada deseable (soy del Atleti) que el Madrid ganara la Liga, creo que va a ser difícil que un aficionado del Barça le diga a su adversario: “Sí, este año no hemos ganado, pero estoy contento, tenemos una Junta directiva honrada”. Su interlocutor le miraría con la extrañeza y miedo con el que se mira a un extraterrestre.

Eduardo Punset dice que ahora se hace más necesario que nunca el denominado aprendizaje social.

Supongo que sí. ¿Por dónde empezamos?

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Tu culo o nuestra vida

culo

Creo que hay algunos asuntos en los que la mayoría de los españoles estamos de acuerdo y no conseguimos, en cambio, que quienes administran nuestros bienes nos hagan caso.

Esto es como si siendo presidentes de una Comunidad tuviéramos algo más que un tufillo sobre el parecer de la mayoría de los vecinos e hiciéramos todo lo contrario. No tiene sentido común.

Nuestra situación se agrava porque los otros vecinos que dicen que se van a presentar a las elecciones para ser presidentes de la comunidad tienen pinta también de hacer todo lo contrario a lo que queremos. Lo lamentable es que el resto de vecinos no hacemos nada y no nos presentamos para combatir a esta colección de capullos.

Quizás te preguntes como yo me pregunto ¿por qué no hacen lo que queremos? ¿no es fácil hacer lo que la mayoría quiere?

A lo mejor deberíamos decirles algunas cosas de las que deseamos fervientemente.

Voy a decir dos muy sencillas: queremos que gasten menos y mejor y que ingresen más.

Gastar menos y mejor: queremos que no gasten en subvenciones que consiguen generar competencia desleal, crear parásitos y alterar las más elementales reglas del mercado. Dos ejemplos, los hay a cientos: el cine y el plan Avanza. ¿Por qué hay que subvencionar el cine si es un negocio como otro cualquiera? ¿Por qué hay que pagar con el dinero del contribuyente la creación de programas informáticos si hay montón de empresarios y talento dispuesto a invertir y a trabajar? Miles de millones de euros se han tirado a la basura en cine que nadie ha visto y en línea de código que nadie ha utilizado.

Los logos de los ministerior aparecen por doquier en cantidad de presentaciones, conferencias, webs dando a entender que sin ellos en este país no ocurriría nada. Y lo que en realidad ocurre es que los que no tienen el logo del ministerio las pasan canutas para competir con quien sí lo tiene.

Gastan mucho y mal y hacen daño.

Ingresemos más: los que más tienen deben pagar más. Los que administran deben conseguir demostrar que el dinero de los impuestos está bien utilizado y que quien paga hace que tengamos una sociedad mejor. No tenemos la sensación que eso ocurra. Nos da la impresión que el Presidente de nuestra comunidad de vecinos malgasta nuestro dinero y no se da cuenta que cada euro que sale de nuestros bolsillos queremos que se cuide con esmero y cariño.

Por eso no queremos pagar el recibo de la Comunidad en forma de impuestos, nos sienta mal.

Sólo para hacer estas dos cosas (sencillas, ¿verdad?) hay que decidir y tener valor.

Decisiones que seguramente serán Políticamente incorrectas.
Decisiones que seguramente nos harán vivir y comprender mejor.

Presidente: elige si es más importante tu culo o nuestra vida.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Rotundamente, nadie

nadie

Todos los que estamos, aunque sea parcialmente, en nuestro sano juicio estamos pre-ocupados por los cientos de miles de pre-parados.

Por las decenas de miles de jóvenes que salen de sus carreras, másteres, cursos de idiomas y no encuentran trabajo, alguna vez ni siquiera prestando sus servicios gratis o cuasi- gratis.

¿Qué es lo que está pasando?

Las empresas buscan, buscamos en los pre-parados mano de obra barata para hacer funciones de cierto valor añadido y lo compensamos con salarios con los que sólo es posible seguir viviendo en casa de los padres y haciendo botellón en la calle.

En las empresas nos hemos formado poco, o al menos insuficientemente y los que ya peinamos canas acreditamos como principal aval la experiencia, que no el conocimiento actualizado. Valemos más por viejos que por perros. Y eso no significa más productividad…, bien al contrario, significa más miedo, más tapón y más jaulas de oro (centenas de miles de personas multiplican 45 días por año trabajado cada semana. Muchos de ellos están deseando que alguien les haga la multiplicación en un papelito en forma de liquidación)

Los chavales vienen preparados con multitud de títulos, es una pasada. Pero las Universidades españolas son malas, el sistema educativo es malo, poco práctico.

Los chavales han hecho lo que sus padres les han dicho…, muchos títulos, cuántos más mejor. Pero los chavales vienen sin saber escribir, sin saber hablar, sin saber estar, con escasa curiosidad. Creo que algunos están deseando salir del despacho de la entrevista y seguir cosechando títulos, tiene un punto vicioso la cosa.

En la Universidad hay mucho profesor que está orientado a si mismo, a su ombligo. Y no es su culpa, es que el sistema educativo ha propiciado que el profesor valga más si publica en revistas que nadie lee y, en cambio, no tiene tanta importancia si sus alumnos aprecian que han aprendido y que el profesor es bueno.

En los colegios no se enseña a los profesores a comunicar. Es acojonante. Da miedo lo poco que hemos avanzado en la materia.

En las Universidades, en el colegio no se habla de cambiar el mundo, no se habla de la felicidad.

Y los pre-ocupados y los pre-parados seguimos sometidos a la inercia, necesitamos de alguien o alguienes que piensen de una forma diferente, que nos ayuden.

De los que veo, nadie… rotundamente nadie está lo más mínimamente capacitado.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Enemigo

enemigos

Me he enterado gracias a una persona que dos personas me han declarado su enemigo.

No pienses que se trata de niños que de forma caprichosa van repartiendo su amistad y enemistad. No, son varones que ya no cumplirán los cincuenta años, peinan canas, tienen hijos y una empresa con empleados y beneficios.

Esta solemne declaración se produce como consecuencia de haber aceptado trabajar para uno de sus competidores. Como consecuencia del trabajo realizado supongo que las cosas son algo más difíciles y han decidido, como te digo, nombrarme enemigo. No sé si sentirme contento o preocupado, debo meditar al respecto.

Una persona mucho más joven, sabedora que he sido honrado con este nombramiento, manifiesta que no tiene previsto ni espera nombrar enemigo a nadie. Piensa competir duro con el ingenio, la creatividad, el trabajo y tratar de vencer a quienes son sus adversarios en el mundo de la empresa, aquellos que operan en su mismo mercado de referencia, aquellos que persiguen al mismo cliente que él.

La cultura de la enemistad, de la confrontación se extiende peligrosamente.

Los políticos saben bien que es eso de nombrar enemigos. Los que discrepan son infieles y su infidelidad significa ponerse enfrente. O estás conmigo o estás contra mí.

Como nos hubiera gustado que el previsible guión que sucedió después del episodio de sinceridad del Presidente de Castilla La Mancha, Barreda, hubiera sido otro diferente.

Con sus disculpas, con su marcha atrás pudo lograr que la enemistad de cientos de ex-amigos se amortiguara. Pero seguro que su discrepancia no permitirá que las cosas vuelvan a ser como antes y ya unos cuantos le han puesto la cruz por sincero.

Barreda, no te preocupes que seguro que te quedan muchos amigos.

No arriesgues. No digas la verdad. Tienes 2.054 en Facebook y un blog al que vas a tener que cambiar el nombre (“El blog transparente”).

Es un consejo de amigo.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Políticos vs. realidad

respeto a los profesores

A los políticos les gusta la publicidad. Les gusta aprobar campañas de publicidad y fotografiarse con ellas. Normalmente saben poco de comunicación y menos de la comunicación publicitaria, pero ellos son los que más dinero tienen y, por tanto, son, en definitiva, los más importantes publicitarios del país.

He aquí un ejemplo. Véase a la guapa Consejera de Educación de la Comunidad de Madrid (espero ser tachado de galante que no de machista por calificar de guapa a la señora) fotografiándose con una reproducción de una campaña de respeto a los profesores.

¿Cree la señora Consejera que porque un cartel diga respetemos y apoyemos a los profesores va a cambiar la actitud de los lamentables, criticables, mal educados y detestables padres que no respetan a los profesores? ¿Cómo valorará la señora o señorita Consejera la eficiacia de su campaña?

Hay profesores que lo explican mucho mejor, de una forma mucho más didáctica. No hacen falta traseras de autobuses, ni spots de televisión, hace falta comunicación en el cole. Más barato, más eficaz pero se ve menos en la calle y no hay foto.

Carmen, la tutora de mi hija nos explicó con un discurso del que extraigo algunas ideas no literales por qué debemos respetar al profesor. Un charla de cinco minutos que caló en los padres de una forma rotunda y precisa, como debe ser la buena comunicación.

“No porque os toméis dos gelocatiles cuando os duele la cabeza os consideráis médicos, ni os consideráis jueces porque vayáis a un juzgado. De la misma manera no debéis consideraros profesionales de la educación por el hecho de ser padres. Los profesionales de la educación somos los profesores
(../..)
Los que somos profesionales de la educación también cometemos errores. Regañamos, como vosotros, injustamente, abrazamos, como vosotros, cuando quizás deberíamos regañar. Los profesores también nos equivocamos.
(../..)
Yo no tengo ninguna necesidad de llamar a ningún padre o madre para decirle que su hijo va mal, se comporta de forma inadecuada, que las cosas tienen que cambiar. Para llamar a los padres hay que tenerlos bien puestos. Y en cambio, a veces los padres entienden el amor a sus hijos en forma de protección desmedida y piensan que sus hijos son muy buenos. Se enfadan con los profesores porque estos les comentan aspectos negativos de su hijo. ¿Os imagináis a un médico que habiendo detectado una enfermedad no dijera su diagnóstico por si acaso los padres se enfadaran? ¿Os imagináis a un padre enfadándose con un médico porque este le ha proporcionado un diagnóstico poco favorable?

Comunicar eficazmente es influir. Influir a la chica o chico que quieres llevarte al bote, a tu hijo que no te hace caso, al consumidor que pasa delante del cartel.
Y para influir tiene que haber algo importante que decir.
Y lo que se diga tiene que ser creíble, comprable, nunca nada impuesto.
Señora Consejera, me llevo su cartel a la Universidad como ejemplo de mala comunicación.
Gracias por su regalo.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Ya esteban muy cansados de vosotros

Belen Esteban

Bajaba desde la madrileña Plaza de Castilla en dirección a la Cibeles cómodamente sentado en la butaca de copiloto de un buen coche.

Quien conduce el coche merece toda mi credibilidad, aunque lo que me cuenta produce que mi cuerpo se escorce y convulsione como consecuencia de la risa.

Quizás tú ya lo sepas, pero al parecer hay alguna encuesta que revela que en el caso que Belén Esteban se presentase a las elecciones generales, su partido se convertiría en la tercera fuerza política.

Ninguno de los que la votaran tendrían seguramente esperanza alguna de salir de la miseria o de la riqueza gracias a este hipótetico partido político. La desesperación, la frustración, el no creerse lo que está pasando puede producir este tipo de reacciones severas e incontrolables.

Cualquier día de estos votamos a la Esteban tú y yo.

Si yo fuera uno cualquiera de los políticos “profesionales” optaría por hacerme una revisión de altos (aunque es mucho más placentera la de bajos), a pesar que algunas veces las averías son irremediables, no se pueden solucionar.

Mi amigo me dice que en el seno de algún o algunos partidos se ha llegado a pensar en la figura principesca (perdona que me descojone) de la Belén como reclamo para inclinar a ciertos votantes. La duda es si produciría tanto rechazo en otros que las restas fueran superiores a las sumas.

Según tengo entendido hay un partido que pretende que las próximas autonómicas y locales sean un punto de inflexión en su corta vida política. Para ello están confeccionando las listas atendiendo especialmente al criterio de si los posibles candidatos tienen tirón o no para el ciudadano que es bien diferente que ser útil o no para el ciudadano. Si el criterio fuera ese, es mejor que se retiren y vuelvan a casa por Navidad.

El martes conocí a Carmen, la tutora de mi hijo mediano y me pregunté por qué no se confeccionan las listas con gente lista, comprometida, honrada y buena comunicadora. Aunque no sean conocidos. Quizás las sedes de los políticos se parecen más al despacho del director de entretenimiento de una tele que a una seria y meticulosa oficina que se dedica a tratar de servir al ciudadano.

A los directivos de las empresas les produce escalofríos de placer ganar más dinero y no tanto un cliente satisfecho.
A un político le produce escalofríos de placer una encuesta conn más escaños y no tanto ciudadanos que puedan vivir y sentir mejor.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Este comentario lo escribo muerto de sueño, entre otras cosas, para que mi amigo Manolo tenga algo que leer el sábado :)

Share
Categoría: General