Necesitamos cómplices

bota

Al Mono Jojoy, el jefe de las FARC colombianas, fue posible matarlo porque una de las personas que formaba parte de su equipo se debió dar cuenta que lo que hacían era perjudicial para su pueblo y por ende para la Humanidad.

Esta persona se puso del lado de los buenos y decidió colaborar con la autoridad pacífica y democrática. Como fue el encargado de comprarle al Mono Jojoy unas botas especiales para sus singulares pies, fue posible colocarle un GPS que finalmente ofreció la información suficiente para matarle y librarnos de la existencia de un ser tan repugnante.

Creo que nadie de los que nos consideramos hombres y mujeres de bien calificaremos peyorativamente la infidelidad de este miembro de las FARC, bien al contrario lo aplaudimos con júbilo y gran satisfacción. Este ex miembro de las FARC se convirtió en nuestro cómplice.

En nuestro Congreso de los Diputados, en nuestros partidos políticos no hay infieles que se conviertan en nuestros cómplices, en los cómplices de los ciudadanos.

Nuestros representantes no son nuestros representantes. Son los asalariados de sus partidos, de sus organizaciones, son esclavos voluntarios, incapaces de dar portazo al sin sentido. Nuestros representantes deberían sufrir graves remordimientos de conciencia viendo la excelente serie que El País ha creado bajo el título “Pre – parados” y que refleja la inacción de la clase política en relación a los asuntos domésticos más serios, que más afectan a la ciudadanía.

Los que se dicen nuestros representantes deberían salir en estampida de aquellas organizaciones que protegen a los corruptos o a los inútiles que hacen daño por ladrones o por ignorantes.

A los que se llaman nuestros representantes les pedimos dignidad, aunque sea a costa de su primaria fidelidad a unos colores que quizás nos estén matando.

Os pedimos que seáis valientes y que le coloquéis un chip en la bota de vuestro jefe para que el sin sentido común salte por los aires.

Necesitamos cómplices de los ciudadanos.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

1 Response

  1. Alejandro dijo:

    Me gusta es paralelismo… sí, muchos deberían (deberíamos) poner más de un un chip en más de una bota, deberíamos hacer por rectificar el rumbo de los acontecimientos -porque un jefe es, en su medida, el timonel de los acontecimientos de la nave, pequeña o grande, que capitanea-

    Deberíamos, y está no pocas veces en nuestra mano. Pero no lo hacemos. ¿Por qué? Difícil respuesta; pero el caso es que, ahí sí, nos tornamos cómplices de la mala gestión, las malas formas o la agonía de las organizaciones y quienes las forman.

    Enviado el septiembre 30th, 2010 a las 17:51

Deja un comentario