Equilibrio

equilibrio

Asisto absolutamente perplejo, como imagino que tú, a lo que nos está pasando.

A los que nos representan les ha dado por ahorrar, no gastar de forma súbita. Si tuvieran que dirigir una empresa por pequeña que fuera no pasarían de los seis primeros meses, después de los cuales habrían logrado todo: tener clientes cabreados, proveedores a los que no han pagado, los empleados desmotivados y concurso de acreedores en ciernes. Negarían la evidencia y sonreirían hasta que la evidencia se desconojara de ellos.

Creo que es difícil que haya buen profesor de marketing sin haber tocado el aula de la realidad. Y creo que es difícil que haya político cuya única realidad haya sido hacer la pelota, luchar por el poder y aprender a hablar con latiguillos convicentes. El primer trabajo serio de Z ha sido ser Presidente de Gobierno. Pobres de nosotros.

El equilibrio aristotélico se hace necesario. También para gestionar una empresa, una familia, una comunidad de vecinos y también un país. ¿Por qué habéis gastado el dinero que no es vuestro con tan poco respeto? ¿Por qué en vez de administrar habéis despilfarrado? ¿Por qué sois incapaces de reconocer vuestros errores, presentaros ante los ciudadanos y buscaros un sustituto inteligente, honrado y válido?

Estas preguntas son para los de un lado y para los del otro. Estando de acuerdo con lo que ellos dicen desde un punto de vista legal (la mayoría de los políticos son honrados) pero son incapaces de pasar el más mínimo examen de ética (la mayoría de los políticos no se levantan por la mañana pensando en los ciudadanos)

Si alguna vez os viera andando sobre una cuerda intentando mantener el equilibrio no dudéis en correr. No tardaría ni un segundo en empujaros y lamento decir que me alegraría de vuestra desaparición.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Deja un comentario