101 años

MANOEL DE OLIVEIRA


Dice Chris Stewart, el primer batería de los Genésis y convertido a escritor de mucho éxito a sus más de 50 años gracias al libro autobiográfico “Entre limones” que: “Para mí, la búsqueda de la comodidad y de la seguridad, tal y como te la venden por la publicidad, es el camino a la muerte espiritual”.

En el mismo periódico que leo esta frase de Stewart, aparece Manoel de Oliveira que estrena como director a sus 101 años una película en la que se aborda el amor y la muerte, “El extrañao caso de Ángelica”.

Y también en el mismo periódico leo una frase de Voltaire “el arte de la medicina consiste en divertir al paciente mientras la naturaleza realiza la cura”. (el periódico que tanto me ha dado ayer es EL MUNDO. Hoy compraré EL PAIS y ABC)

Nuestra felicidad e infelicidad están en nuestros pensamientos, en nuestras percepciones, no en lo que realmente es. Lo escribió Schopenhauer: “Para bien y para mal, es mucho menos importante lo que le sucede a uno en la vida que la manera que lo experimenta, o sea el tipo y el grado de receptividad en cualquiera de las maneras”

Camino del Master de Tenis de Madrid, entablo una interesante conversación con el taxista, de origen boliviano. Eran 14 hermanos, malviviendo según nuestro entender. Al parecer la comida – un gran perolo de maíz – se acababa antes de que acabara de cocerse, tal era el hambre y la competencia. ¡Cualquier cosa por pequeña que fuera nos hacía una ilusión tremenda!, me dice con nostalgia el taxista.

No creo en Dios, o al menos eso creo hoy. Mañana, Dios dirá . Pero tamaño desagradecimiento, tamaño egoísmo deberá ser castigado. De hecho ya estamos siendo castigados víctimas de la desilusión. Y eso que la ilusión se consigue con tan poco, está tan al alcance de nuestra mano.

Los de un lado y los de otro también nos ayudan a aumentar la desilusión. También por eso es importante que tengamos buenos políticos. Algo debemos de hacer entre todos.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

1 Response

  1. Alejandro dijo:

    Nos hemos caído del guindo, Leo… pero es un guindo al que nos hemos subido -muchos se subieron, o nos subimos- como tontos.

    Hablas de desilusión; sí, lo entiendo y, en buena medida, lo comparto. Pero creo que, más que de desilusión, debemos hablar de desencanto.

    Porque estábamos embobados, agilipollados si se me permite el palabro grosero; y nos hemos despertado del impacto.

    Eso, de primeras, duele. Pero abrir los ojos es bueno. Primero, desencantémonos -salgamos del hechizo.- Y después, reconquistemos la ilusión.

    Enviado el septiembre 28th, 2010 a las 17:34

Deja un comentario