Conjunto vacío

conjunto vacio

He tenido la oportunidad de asisitir a algún centenar de presentaciones de trabajos de alumnos de máster universitario. Mi condición de profesor me lo ha permitido.

Hace tiempo que no veía uno de esos trabajos, pero un amigo me insistió que mirara el trabajo de un conocido. Después de tener que escuchar la presentación llegué a una triste conclusión: el conjunto vacío se está apoderando de nosotros.

El encargo del profesor era hacer un plan de negocio sobre una empresa inventada. El trabajo era un conjunto de frases muy elocuentes (misión, valores, protección del medio ambiente, diferenciación, humano….), pero lamentablemente no había una sola idea que reclamara mi atención. Y prometo que estaba muy predispuesto a ser impactado, el alumno es muy brillante e inteligente.

El trabajo fue valorado con un 10, fue el mejor de la clase.

Supongo que si es así es porque el jurado, compuesto por profesores universitarios, recibió lo que esperaba y el trabajo del alumno respondía a sus indicaciones.

La presentación de este alumno me recordó a otras muchas que veo cuando alguien viene a venderme sus servicios. Es más que posible, que a mi me ocurra lo mismo. Bla, bla, chao, chao, me oigo a mi mismo. Puro onanismo intelectual.

Miles de alumnos harán trabajos parecidos a este y serán aplaudidos por el profesor al que el rigor le parece incompatible con la creatividad. De estos barros tendrán que llegar lodos espesos como las supuestas ideas de algunos que seguro que ves por la tele o en Internet.

Más concreción. Más ideas. Menos vacuidad.
Más sentido común.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

P.D.: Al alumno le hice saber mi opinión. Obviamente, no le culpé a él, sino a quienes le sugirieron cómo hacer el trabajo.

Share
Categoría: General

Deja un comentario