Pesimismo. Viva Perú.

astrid

Tuve la suerte de estar el otro día en una reunión con personas interesantes, inteligentes. Su inteligencia y éxito profesional no es incompatible con su bondad, educación.., bien al contrario las personas con las que me reuní estaban llenos de buen sentido del humor fruto de su aparente tranquilidad consigo mismos. O eso me pareció.

Durante la comida, Luis María Huete (no le conocía de antes y me impresionó), preguntó al resto de comensales sobre la situación económica. Me atreví a opinar e hice observar que aún sabiendo de la importancia de los datos macroeconómicos y las medidas legislativas que puedan aplicarse para ayudar a salir de la crisis, jamás saldremos de nuestras crisis si no tenemos puesto el foco en hacer las cosas bien.

Si la administración, las empresas y las personas nos levantamos por las mañanas con las ganas de satisfacer a los ciudadanos, clientes, usuarios, familia y con el empeño de hacer las cosas bien, es difícil que tanta inteligencia puesta en una dirección tan loable no nos saque de la crisis económica y de la crisis individual, filosófica, de rumbo que vive nuestra sociedad.

Estoy en Lima. Aquí hay muchos más pobres que en España. Hay mucho más tráfico que en Madrid. Hay peores carreteras y se pagan errores del pasado.

Pero aquí en Lima las empresas de servicios (hoteles, restaurantes, escuelas de negocios (gracias Esán), taxis, bancos, gimnasios) tienen una clara orientación al cliente y están pensados en darte satisfacción mientras ellos la sienten por producírtela. O al menos yo lo percibo así.

Aquí en Lima vas a la Alcaldía de Miraflores (un distrito de Lima) y los funcionarios trabajan por las tardes y la señorita de recepción está orgullosa y encantada de enseñarte las oficinas y ofrecerte todo lo que sabe para que te lleves una buena impresión.

Aquí en Lima vas a Tanta (una de las marcas que han creado Astrid y Gastón, los dos cocineros peruanos más renombrados e importantes) y encima tengo la suerte de que esté Astrid – de origen alemán, pero de buen rollo peruano. Es la que está en la foto -. Entiendes por qué eso es imposible que su negocio no funcione bien, y esté lleno de gente satisfecha y tengan restaurantes en ocho países. Todo (decoración, servicio, comida) es excelente.

Los que nos representan jamás hablan de esto. No hacen nada por hacer que en España se instaure e interioricemos el orgullo de hacer bien las cosas. ¿A qué – con perdón – leches se dedican?

Lo primero es lo primero y lo segundo viene después.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General