“También esto pasará”

mandarin
Le he confesado a la madre de mis hijos que acabo de darme cuenta que voy camino de los 50, me faltan tres años y unos meses. Ella me ha mirado sorprendida como si yo tuviera algún problema, que seguro que también.

Cuando tienes 30 y pico y no digamos veintitantos, estás seguro que cuando esa edad llegue, la de los 50, todo estará resuelto. Crees que los que curran a esa edad son unos pringaos, que no lo han hecho bien y merecen ese horrible castigo: el de seguir trabajando.

Leo en un fantástico, entretenido, enternecedor y profundo libro de Nativel Preciado titulado Camino de hierro que un viejo mandarín mandó grabar en un sello la frase “También esto pasará” para regalárselo a un futuro príncipe. Le sugirió que lo leyera en los momentos difíciles, pero sobretodo lo tuviera cuando la vida le sonriera, porque las mayores crisis surgen por lo que se tiene, más que por lo que se es.

Eso me ha hecho recordar esa etapa de los 35 en la que creo, visto ahora desde la distancia, que sufrí una crisis por lo que tuve más que por lo que soy.

Como le ocurre a mi amigo Manu, ahora no le tengo ningún apego a lo poco que tengo, o eso creo (si quizás me lo quitaran o despareciera lamentaría no tenerlo. No lo sé). Y espero y deseo con todas mis fuerzas que esto que ahora vivo no se pase nunca: que tenga ganas y oportunidad de currar hasta que me muera y el buen humor sea el que se presente casi todos los días, que no tenga grandes expectativas más que vivir cada día.

Dice Naguib Mahfuz “Trabaja en este mundo como si fueras a vivir eternamente y trabaja para la otra vida como si fueras a morir mañana”.

Es horrible estar dándole vueltas a la cabeza a cosas sin sentido y plantearse objetivos más allá del más inmediato presente. Como dice el Swami del centro de yoga al que voy, hay que vivir el aquí y el ahora. Y esto lo añado yo: dejémonos de leches.

Son pensamientos sencillos, pero que una vez interiorizados hacen la vida mucho más placentera a uno y a los que le rodean.
Por eso, proponemos la creación de un Ministerio de Aprender a Vivir. Para que vivamos mejor.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General