Claridad

claridad

Hay veces que uno pone mucho empeño en escuchar pero uno no se entera de nada. Y es que a veces quien habla lo hace tibiamente, de forma oscura y es imposible saber qué piensa y así atenerse a las consecuencias.

Vamos, que con tan poca claridad uno no sabe si el jefe te va a subir el sueldo o te va a echar. Si el cónyuge te quiere o te odia o si el banco te va a prestar el dinero o te va a quitar la casa.

Es tan de agradecer que te hablen para que se entienda, aunque las noticias no sean buenas. Si el interlocutor es gente de buena fe, ya se encargará de dejarte un hombro y unos oídos donde poder depositar las penas.

El Dr. Perea que hace años me operó de un quiste pilonidal fistúlico y me arrancó de cuajo medio culo (con perdón) me dijo que las curas post operatorias dolían un montón. Me preparé mentalmente para resistir lo que se avecinaba y seguramente pude superarlo con mayor dignidad porque el aviso era claro y contundente: “te vas a cagar de dolor”, me dijo.

Las personas con las que hoy he compartido mesa, dicen que creen que es mejor que los que nos representan nos hablen con claridad y así les entenderíamos todos. Supongo que la mayoría estamos de acuerdo con tan sencilla e inteligente petición que es en cambio, tan infrecuentemente practicada por los que se hacen llamarpolíticos.

“La situación es mala y puede ir a peor si no hacemos entre todos lo que debemos hacer. Es muy probable que hayamos cometido errores, pero no es el momento de lamentarnos. Por eso me dirijo a los españoles para sugerirles cómo podemos salir de esta…” o algo así podría decir el Presidente del Gobierno.

“Lamentamos haber tenido en nuestras filas a un (o decenas) corrupto que tanto daño a hecho a la sociedad. Pedimos disculpas por ello. Hemos hecho mal nuestra labor de control y a partir de ahora sobre el que tengamos algún indicio será apartado del partido inmediatamente” o algo así podría decir el jefe de un partido donde hubiera más que sospechas en relación a la corrupción.

Si ves a alguien que te gusta, díselo, es probable que si no lo haces alguien que hable con claridad sobre sus sentimientos te la quite, aunque ella estaba pensando siempre en ti.

Si alguna vez nos encontramos, dime la verdad sin tapujos y si te recrimino que no me gusta tu verdad, te pido por favor que me mandes contundentemente de paseo.

Mucha claridad, llaneza y sentido común.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Deja un comentario