Pensamientos. Dedo levantado.

dedo levantado

No hay nada que haga más fuerte o más débil a una persona que sus pensamientos.

Ya puedes ser la persona más rica y poderosa del mundo que tus pensamientos pueden destruirte.
Puedes ser, en cambio, una persona sin vacaciones ni coche, sin dinero y poca comida que tus pensamientos pueden hacerte más poderoso y feliz de lo que nunca has imaginado.

Los pensamientos tienen la cualidad de ser lo de lo más etéreo y de lo más sólido. No se pueden tocar, pero se instalan en la persona y acabarás siendo lo que tus pensamientos son; para bien y para mal.

Si estás de acuerdo con esta corta reflexión, quizás lleguemos a la conclusión que no hay otra cosa más importante que pensar bien y tener un tiempo al día para que tu mente no esté ocupada por pensamientos. Este es, de hecho, el objetivo de la meditación del practicante del yoga; lograr vaciar la mente de pensamientos durante un tiempo para poder seguir pensando bien, construyendo pensamientos positivos y creativos.

Veo un dedo levantado queriendo insultar a los que le abuchean. Veo uno que le dice al otro lo inútil que es. Y escucho que el otro le dice al uno que tú también.

Dice Swami Sivananda en su libro “Pensamiento y poder” que hay pensamientos que “envenenan las fuerzas mismas de la vida y destruyen la armonía, la vitalidad y el vigor”.

Necesitamos personas que piensen bien para que nos hagan sentir bien porque como dice este mismo autor los pensamientos similares se atraen mutuamente.

Nosotros no queremos saber nada de los pensamientos de los unos y de los otros. Ni, por supuesto, levantaremos ineducadamente el dedo.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Deja un comentario