Éxito

Exito

No he logrado convencer a mi hija (11 años) de la inexistente correlación entre la felicidad, la plenitud, la serenidad y el éxito aparente.

¿Hay algún éxito superior para el ser humano que encontrar su propio remanso de serenidad? ¿Hay alguna otra forma de serle útil a los demás si no es empezando por nuestra expresión cordial y nuestros actos generosos?

Mi hijo mediano (14 años) suele decir que este tipo de discursos que le doy son filosofía – despreciando en muchas ocasiones el término -. Me responde “que la vida práctica exige otras cosas”.

Es entonces cuando me asusto y me recrimino. Me asusto porque creo que la fuerza de la sociedad ha enfatizado tanto en el éxito, que los jóvenes no lo superan y se convierten en ni nis o lo entienden tan bien que se convierten en una prolongación de nuestra esclavitud moderna por tener más mientras vamos siendo menos.
Y me recrimino a mí mismo la incapacidad de trasladar otros ejes de pensamiento y comportamiento que estoy seguro que de haberlos interiorizado, me permitirían vivir mejor.

Un excelente artículo de Borja Vilaseca en El País de los Negocios ha vuelto a reclamar mi atención sobre este particular. Dice Vilaseca que las empresas son el fiel reflejo de las personas que la integran y la dirigen. “La gran mayoría de las empresas no tienen ni quieren tener tiempo para reflexionar y cuestionarse su función y su funcionamiento ../.. Tienen tanto miedo que sólo piensan en sí mismas. ../.. La doctrina existencial es que el fin justifica los medios”.

Cuando le pregunto a mi hija si cree que la persona que dirige la película y aparece en grandes créditos será más feliz que la que aparece en créditos más pequeños me mira como si estuviera loco. “Pues claro”, me contesta.

Intento demostrarle que no hay necesariamente ninguna relación y que lo más importante es tener una actitud positiva, no tener expectativas innecesarias y pasárselo bien con lo que uno hace.

Pero ella no cree que se pueda ser feliz sin éxito.

El Partido del Sentido Común ya anunció que creará un Ministerio de Aprender a Vivir. Con el firme propósito que seamos más felices y nos comprendamos mejor. Hay muchas cosas importantes que hacer, esta es una de ellas.

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General

Deja un comentario