Foolish

Después de escuchar su reflexión pensé, aunque no se lo dije, que era gilipollas.

Me dijo que él, que tanto trabajaba, era un infeliz. Que no tenía tiempo para nada, que vivía agobiado por y para el trabajo.

Lo peor vino después.

“Te has dado cuenta que hay cantidad de pobres que son felices” me dijo.
No supe distinguir si su reflexión era la de un ignorante o la de una persona con complejo de superioridad. En cualquier caso, distinguí delante de mí a una persona que había dicho una gilipollez.

Él, yo, quizás tú, no damos valor a lo que tenemos. En su día creímos que la felicidad guardaba una correlación directa con el éxito y con la posesión de bienes. Seguimos creyendo que la serenidad se alcanza cuando uno ya tiene suficiente ahorrado para no preocuparse por el dinero.
Ni él ni yo, ni quizás tu, hemos probado la indefensión que produce la pobreza. Yo no quiero probarla y me gustaría que nadie tuviera que hacerlo.

Sobre el fracaso, sobre la imaginación y sobre lo foolish que le parecen a la autora de Harry Potter aquellos que encuentran algún atractivo a la pobreza versa este vídeo que me ha hecho llorar. Ella fue rematadamente pobre, así que ahora que es rematadamente rica puede hablar con conocimiento de causa.

J.K. Rowling Speaks at Harvard Commencement from Harvard Magazine on Vimeo.

¡Vivan las buenas ideas, las buenas reflexiones!
¡Vivan los sentimientos!

¡Viva el Partido del Sentido Común!

Share
Categoría: General