Frases prohibidas: Y tu más

Fue hace año y medio cuando ocurrió la última vez. Desde entonces no ha vuelto a suceder.

Mi hija y mi hijo mediano se habían enfadado entre ellos y escuché unas palabras que me disgustaron. Reprendí a mi hija, que era quien había hablado mal a su hermano. Ella me contestó: “Es que él me ha hablado mal”. No me costó mucho hacerla entender, solamente ponerme muy serio y enfadado, que antes de hablar de su hermano debería reconocer sus errores.

Así pues, desde entonces, si mi hija comete un error, lo reconoce, se disculpa y después solicita ser tratada justamente y evitar sentirse agraviada. Si no existe esa disculpa sincera, lo demás no tiene importancia. Mi hija ha aprendido a no echar mierda antes de quitarse la suya de encima.
Mi hija tiene 11 años y va al cole. Y hace año y medio que aprendió lo que acabo de contar.

Te cuento esto porque una de las cosas más indignantes, infantiles, irritantes, devastadoras que tienen los que dicen que son políticos es utilizar el “Y tú más” como defensa a una crítica del adversario, de la prensa o del ciudadano.

Si uno tiene corruptos en sus filas, el corrupto a la p.c. (rápido, sin miramientos)
Si uno comete un error de previsión se debe reconocer sin tapujos, decir que se trabajará para evitar que vuelva a ocurrir y que en caso de que ocurra tomará las medidas oportunas.
Si uno hace algo que molesta a los ciudadanos se pide perdón y se promete no volver a hacerlo.

Chicos: (es que no sé muy bien cómo llamaros. Creo que político no define lo que realmente hacéis, es una profesión demasiado bonita para tanta torpeza) Cuando queráis quedamos, nos ponemos serios y enfadados y a lo mejor aprendéis. A mi hija le funcionó.

En el Partido del Sentido Común el primero que diga o piense “Y tú más” le mandamos a la m de mierda.

Viva el Partido del Sentido Común.

Share
Categoría: General, , ,

Deja un comentario