Educación Cubana o Educación Inglesa

Mi segundo apellido es King y revela la nacionalidad de mi madre: inglesa. Antaño, tener una educación inglesa era una forma de decir de forma suficientemente explícita y clara que la persona en cuestión era muy educada, con modales exquisitos.

Si hoy en día dices eso, quizás obtengas como respuesta un suave encogimiento de hombros con los que tu supuesto interlocutor mostraría su incomprensión a la expresión “educación inglesa” en tanto en cuanto el adjetivo inglesa ya no tiene otro significado que “procede de Inglaterra”. Fui este verano a Londres y la educación inglesa es de Inglaterra pero no es buena educación, ni tiene modales exquisitos.

De los paises que conozco (ni muchos, ni pocos) hay uno  – del que acabo de venir- cuyos habitantes tienen educación inglesa (de la de antaño) pero no son ingleses, sino cubanos. Educación sempiterna, independientemente de la pobreza y la desesperación. Una combinación de educación y dignidad para pedir y recibir.

Así pues, lo que yo deseo para mis hijos es educación cubana, señores.

Viva la buena educación, los buenos modales, el cariño y la sonrisa.

Viva el Partido del Sentido Común.

Share
Categoría: General

Paradójicamente

A medida que van pasando los años se fueron cumpliendo algunos de sus objetivos, pero paradójicamente cada vez era más infeliz.

Consiguió comprarse una buena casa, tener un buen trabajo, formar una familia. Tenía un gran coche, viajaba con frecuencia, dinero en el banco…, pero paradójicamente era infeliz, aunque él nunca te lo hubiera dicho.

Tenía muchas personas a su cargo, era más importante de lo que en su juventud pudo haber soñado, sus subordinados querían complacerle, aunque él se mostraba displicente con ellos. Él quería más, no sabía disfrutar de lo que tenía, paradójicamente era infeliz.

Un día se encontró mal, algo no funcionaba. El diagnóstico fue muy rápido: cáncer. Debía someterse a quimioterapia y dejar cualquier actividad. Pensó que su vida se acababa.

Sufrió mucho.

Paradójicamente, a partir de entonces, entendió la diferencia entre estar y ser. Aprendió sobre la fugacidad de la vida. El cáncer, paradójicamente, le hizo feliz.

Bienvenido a la vida.

pd: Disfrutad del Fin de Semana.

Share
Categoría: General

¿Más o Mejor?¿Tú de quién eres?

Vivimos instalados en la cultura del más y nos hemos olvidado de tener como objetivo lo mejor.

Me explicaré.

Fíjate en la empresa en la que trabajas. El objetivo central es conseguir más (ventas, beneficio). Lo que pone nervioso a los jefes, a los accionistas es que se logre menos. Para ellos todo cambiaría si, independientemente de otros factores, se lograra más, porque eso es lo más importante según su criterio.

Más, más y más.  Hasta el infinito, no hay saciedad. La sociedad quiere más.

Prefiero cambiar el más por lo mejor. Prefiero un jefe que me diga que aún tenemos que hacerlo mejor, que así los clientes estarán más satisfechos y que nuestra obligación es hacerlo lo mejor posible. Además, normalmente (no siempre) después de hacerlo mejor vienen más ventas, más dinero.

Pero es muy diferente tener como meta conseguir más que hacerlo mejor. ¿No te parece?

Yo tuve un jefe, Pepe Monserrate, que decía algo así: “Hagámoslo lo mejor posible. Si después no nos sale, nos quedará la conciencia tranquila. Y si nos sale, estaremos todos encantados”. La gente (yo entre ellos) como motos, oiga.

Viva el Partido del Sentido Común ¿Ya te has registrado? (En esta misma web)

Share
Categoría: General

El mejor publicitario

Lo he descubierto durante esta semana pasada. Se encuentra enfermo, hay quien dice que pudiera estar muerto. La última vez que se le vio no tenía muy buen aspecto.

Su larga ausencia por enfermedad  ha provocado que la creatividad de su agencia haya disminuido su calidad y que los receptores de los mensajes se sientan sin rumbo, hay quien dice que todo cambiará cuando él se muera.

Nadie entiende porque no ha presentado su campaña en los festivales publicitarios. Supongo que nadie dudará que se llevaría de calle todos los grandes premios.

Aquí te dejo tres de sus obras.

cuba1

cuba2cuba3

Share
Categoría: General, , , , ,

Lo que se nos olvida. Gente hábil (los de Unicef) que nos lo recuerda.

Si digo que hay miles de millones de personas en el mundo que no tienen acceso a agua potable es posible que no te sorprendas.

Si te digo que hay miles de personas, miles de niños que mueren al día porque no tienen qué llevarse a la boca es posible que no te sorprendas.

A pesar de ese drama y de lo fácil que resultaría solventarle la vida a algunos prójimos más, la mayoría hacemos mucho menos de lo que podríamos. Parece que es el territorio de otros.

Nos hace falta comunicación de ONG’s con sentido común, que nos movilice y nos acerque al problema de una forma que no nos haga taparnos los oidos y los ojos (somos así de gilipollas) sino que nos permita reflexionar transportándonos de una forma amable al problema.

He aquí un gran ejemplo de Unicef.

Unicef

Share
Categoría: General

Hay que parar y reflexionar. La historia de Vittorio Storaro.

Leo en El Mundo (Cada día compro un periódico diferente) una entrevista a Vittorio Storaro, el director de fotografía  (él prefiere que se le llame cinematógrafo) de directores como Saura, Buñuel, Coppola, Bertolucci.

Durante la entrevista recuerda que una vez que hubo acabado sus estudios no encontró trabajo porque el sector estaba muy mal. Le ofrecieron trabajos en la televisión que rechazó. Y dice “Simplemente me quedé en casa leyendo, escuchando a Mozart… Ahora tengo claro que ese tiempo fue el más importante de mi vida profesional”.

En nuestros días nos hemos desacostumbrado a parar y reflexionar. Vamos con la lengua fuera y la vida y nuestra imaginación se nos agota.

Escuchar a Mozart, leer a Saramago, hacer más y mejor el amor. Viva el Partido del Sentido Común y la madre que parió a Casillas.

pd: Disfrutad de este largo fin de semana.

Share
Categoría: General

Bibliografía. La Universidad sin sentido común.

libros1

Estoy preparando un trabajo para la Universidad. Se trata de un trabajo que me permitirá presentar más adelante una tesis y así convertirme en doctor en Ciencias Empresariales. Primero he tenido que conseguir créditos suficientes y ahora tengo que preparar este trabajo.

Dos doctoras -  Ana y Sara – van a ser las que dirijan mi trabajo. Ellas son encantadoras y de gran ayuda. Lo primero que me han dicho es que debo leer mucho de la materia sobre la que quiero hacer mi trabajo y tesis. Así pues, haciendo uso de la biblioteca de la Universidad (todo por Internet. Acceso ilimitado a revistas, libros, una pasada) ya me he leido un montón de artículos de Marketing Interno, Comunicación Interna, Productividad, etc…

Mi inglés lo está agradeciendo y también mi cabeza. Hay trabajos académicos muy brillantes otros son una straw mental. Mis directoras ya me han dicho cuál debe ser la estructura del trabajo y la importancia de las referencias bibliográficas y la forma de presentarla. Un sin sentido.

En el trabajo que estoy leyendo ahora – de un finlandés apellidado Kalla – cada página tiene de media unas doce referencias bibliográficas. Una frasecita y un autor. ¿Por qué? Porque así lo exigen los cánones. Poca creatividad, mucha investigación cualitativa y leer para después decir que has leído. Es una pena, en la Universidad hay muy buena gente (Ana y Sara son un buen ejemplo), pero hay mucha tontería acumulada, un lenguaje poco práctico y distante de la realidad. Quizás en filología árabe esto no tenga ninguna trascendencia pero en Empresariales, Marketing, Publicidad, la tiene y mucha. No se puede hablar de empresa sin pisar una, dando más importancia a publicar en una revista que nadie lee y leyendo sin otro ánimo que coleccionar una ristra de artículos para impresionar al tribunal, jurado o como quiera que se llame.

De paso diré que tampoco se puede dirigir una empresa sin leer a quiénes investigan y escriben sobre ella. Porque también hay mucho directivo que basa todo su conocimiento en la experiencia. Son aquellos que son empleables sólo en el sitio en el que trabajan actualmente. En otro servirian para bien poco. Otro día escribo sobre eso.

Sigo con mi trabajo, pienso poner una escasa bibliografía. Ya te cuento.

Share
Categoría: General

PESIMISMO

Se ha instalado en la mente de muchas personas un pesimismo pertinaz con respecto a su valoración del ser humano.

Algunos de estos pesimistas son tan auténticos como Shopenhauer. Dice Volpi que un pesimista auténtico equivale a un optimista esclarecido.

Otros, en cambio, son pesimistas para justificar sus propias acciones. Su crítica al ser humano les proporciona argumento para comportarse de forma mala y mezquina con sus semejantes. Se trata de “defenderse” exponen. “Si los demás te quitan porque no vas a quitar tú”, dirían con toda tranquilidad.

Shopenhauer rechazaba a Bacon que decía que “toda suspicacia es una forma de ignorancia”, estaba con Chamfort: “el origen de toda sabiduría está en el temor a los hombres” y actuaba en función de la inscripción de Bías:  “La mayor parte de los hombres son malos”.

De Shopenhauer poco había que temer; eligió la soledad, dedicarse al trabajo intelectual y no desear ningún bien material.

Conozco a más de uno que sigue atropellando a los demás “antes de que me atropellen a mi”. En definitiva, su forma de pensar es que reconoce ser un gran hijo de p y se justifica porque los demás también lo somos.

En el Partido del Sentido Común optamos por lo que algunos atribuyen a la ingenuidad: suponemos que todo el mundo es bueno (hasta que no nos demuestren claramente lo contrario). Algunas veces (muy pocas) nos llevamos algún palo. La gran mayoría de las veces acertamos.

Aunque los malos hagan tanto ruido, por favor, recuerda que son pocos.

Share
Categoría: General

Sobre Frases

Hay quien es capaz de sacar a flote un pensamiento que a lo mejor tenía almacenado en su cerebro sin que fuera consciente de ello.

No sé cómo lo consiguen esos fabricadores de frases, hace falta ingenio y talento.

Por ejemplo, cuando Sabina dice que “las peluqueras son su ideal erótico”. Dejé hace años de ir a la peluquería de hombres de ambiente varonil y olor a Varón Dandy a los que fui durante mi infancia, adolescencia y aún más. Fue descubrir el salón de peluquería unisex, repleto de señoras con ¡peluqueras! que despiertan mis más básicos instintos y el viaje a la peluquería se ha convertido de una obligación a un divertimento.

¿Y qué me dices de Cantona? Ha pasado de genial y agresivo futbolista a actor que dice frases que bien podía haber escrito algún filósofo. Dice que “si juegas para satisfacer a los demás estás perdido. Hay que sentirse uno mismo”. Si sustituyes la palabra juegas por trabajas te hace reflexionar. “Si trabajas para satisfacer a los demás estás perdido. Hay que sentirse uno mismo”. Toma esa.

Si quieres, si queremos que la vida tenga sentido, hagamos caso a Sabina y a Cantona. Vayamos mucho a la peluquería sintiéndote tu mismo. Lo demás son pamplinas.

Share
Categoría: General