Ministerio de aprender a vivir

Gracias a María José y Lola fui a visitar a Carmen Calvo, la ex ministra de cultura y ahora Presidenta de la Comisión de Igualdad. Una mujer muy extrovertida, educada, encantadora.

Nos pusimos a filosofar y le sugerí que siendo importante eso de la Igualdad creía que el principal objetivo del Gobierno debería ser la felicidad de los ciudadanos. Y que por encima del PIB y la renta per cápita, el Gobierno debería dedicar recursos a ayudarnos a aprender a vivir.

Si aprendiéramos a vivir, seríamos más solidarios, nos sentiríamos orgullosos por ello y no permitiríamos que otros como nosotros tuvieran que ir a Cáritas a pedir que les den de comer. Si aprendiéramos a vivir habría menos jefe y empresario preocupado por el cuánto y no por el cómo.  Si alguien nos enseñara a vivir la sonrisa prevalecería sobre el cabreo y la crisis nos haría recapacitar a aquellos que tenemos más de lo que necesitamos, en vez de volver una y otra vez a caer en las mismas miserias. Si aprendiéramos a vivir, en definitiva, sabríamos mejor el significado de la palabra amar.

Carmen asintió y llegó a decir que quizás ese fuese una de los principales debes del socialismo: enseñarnos a vivir.

Todos sabemos dónde acaba nuestra fugaz y personal historia y aún así nos empeñamos (sí, también he sido abducido por las fauces de la estupidez) en ser tan soberbios que no paramos de mirarnos al puñetero ombligo todo el santo día.

En aprender a vivir está el verdadero progreso.

Viva el Partido del Sentido Común. Nosotros sí pondremos un Ministerio de Aprender a Vivir.

“En el mismo acto de dar, experimento mi fuerza, mi riqueza, mi poder. Tal experiencia de vitalidad y potencia exaltadas me llena de dicha. Dar produce más felicidad que recibir, no porque sea un privación, sino porque en el acto de dar está la expresión de mi vitalidad”

El arte de amar –  Erich Fromm.

Share
Categoría: General

Deja un comentario