Megalomanía

jose-maria-aznar-y-jose-luis-rodriguez-zapatero

Imagínate a un chaval de León al que unos artistas (del cine y la canción) de pensamiento progresista consiguen aupar con sus influencias  a la secretaría general del PSOE. El chaval de León, que es verdad que despuntaba, pasan unos pocos años y su adversario decide suicidarse y ¡cojo…! se convierte en Presidente del Gobierno.

Imagínate a un chaval de Valladolid que le pasa tres cuartos de lo mismo y en una segunda legislatura consigue que la mayoría del pueblo le vote. Ya puede hacer en el Parlamento lo que le salga de la punta de la nariz.

O imagínate a un ejecutivo que le hacen Presidente de una empresa y todo el mundo empieza a hacerle la pelota como loco.

Ni soy un chaval, ni soy de León ni de Valladolid, desafortunadamente no voy a ser Presidente de Gobierno (bien me gustaría) ni tampoco Presidente de una gran empresa (eso me gusta mucho menos).

Me gustaría saber qué es lo que les pasa por la cabeza.

A estas personas aparentemente tan poderosas creo que se les olvida su fragilidad (la propia de los humanos. Afortunadamente,  la vamos a palmar todos) y quizás verse tantas veces en la tele, tanta gente rodeándoles y sonriéndoles, tanto militar cuando bajan del avión y tantos periodistas gráficos cuando se van a reunir, les haya trastornado.

Quizás pienses que a ti no te pasaría ¿o sí? Lo que le pasa a esta gente tan a menudo se llama megalomanía. Y sólo tiene una cura según receta del Dr. Sentido Común: Combinación de humildad 24/7/365 y más escuchar y menos hablar 24/7/365

Viva el Partido del Sentido Común.

Share
Categoría: General

Deja un comentario