Bibliografía. La Universidad sin sentido común.

libros1

Estoy preparando un trabajo para la Universidad. Se trata de un trabajo que me permitirá presentar más adelante una tesis y así convertirme en doctor en Ciencias Empresariales. Primero he tenido que conseguir créditos suficientes y ahora tengo que preparar este trabajo.

Dos doctoras -  Ana y Sara – van a ser las que dirijan mi trabajo. Ellas son encantadoras y de gran ayuda. Lo primero que me han dicho es que debo leer mucho de la materia sobre la que quiero hacer mi trabajo y tesis. Así pues, haciendo uso de la biblioteca de la Universidad (todo por Internet. Acceso ilimitado a revistas, libros, una pasada) ya me he leido un montón de artículos de Marketing Interno, Comunicación Interna, Productividad, etc…

Mi inglés lo está agradeciendo y también mi cabeza. Hay trabajos académicos muy brillantes otros son una straw mental. Mis directoras ya me han dicho cuál debe ser la estructura del trabajo y la importancia de las referencias bibliográficas y la forma de presentarla. Un sin sentido.

En el trabajo que estoy leyendo ahora – de un finlandés apellidado Kalla – cada página tiene de media unas doce referencias bibliográficas. Una frasecita y un autor. ¿Por qué? Porque así lo exigen los cánones. Poca creatividad, mucha investigación cualitativa y leer para después decir que has leído. Es una pena, en la Universidad hay muy buena gente (Ana y Sara son un buen ejemplo), pero hay mucha tontería acumulada, un lenguaje poco práctico y distante de la realidad. Quizás en filología árabe esto no tenga ninguna trascendencia pero en Empresariales, Marketing, Publicidad, la tiene y mucha. No se puede hablar de empresa sin pisar una, dando más importancia a publicar en una revista que nadie lee y leyendo sin otro ánimo que coleccionar una ristra de artículos para impresionar al tribunal, jurado o como quiera que se llame.

De paso diré que tampoco se puede dirigir una empresa sin leer a quiénes investigan y escriben sobre ella. Porque también hay mucho directivo que basa todo su conocimiento en la experiencia. Son aquellos que son empleables sólo en el sitio en el que trabajan actualmente. En otro servirian para bien poco. Otro día escribo sobre eso.

Sigo con mi trabajo, pienso poner una escasa bibliografía. Ya te cuento.

Share
Categoría: General

1 Response

  1. Sebastian dijo:

    Cuanta razón acumulan tus palabras! En realidad, la mayoría de las universidades pretenden que los tesistas sean revisionistas enciclopédicos. No vaya a suceder que de repente alguno escriba algo comprometido y se encuentre frente a la dificultad de tener que elevar un juicio de opinión sobre ello.
    En mi opinión, una tesis debe usar “la enciclopedia” para sentar bases de acuerdos comunes, pero el trabajo del tesista debe y merece ser creativo, auténtico y original.
    Uno se forma durante años para luego exponer sus propias tesis, no para armar un compendio de tesis ajenas.

    Saludos y éxitos en la batalla.

    Enviado el diciembre 3rd, 2009 a las 12:54

Deja un comentario